Vamos a comunicarnos mejor

Entrenamiento en conductas asertivas y habilidades de comunicación

El entrenamiento en habilidades de comunicación facilita el empoderamiento de cualquier persona a la hora de relacionarse con los demás y con el medio.

Todos necesitamos relacionarnos con los demás de un modo adecuado.

La comunicación es una competencia básica que servirá también a las personas en mantenimiento de la deshabituación de su adicción.

¿Qué es una conducta socialmente habilidosa?Según  para Caballo (1991) es aquella que implica un conjunto de conductas, emitidas en un contexto interpersonal donde se expresan sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de forma adecuada (asertiva), respetando las conductas de los demás, resolviendo problemas inmediatos a la situación y minimizar la probabilidad de problemas futuros.

Cuando alguien es capaz de hacer o recibir cumplidos, aceptar o rechazar ofertas o peticiones, expresar molestia o desacuerdo, así como hacer y afrontar las críticas, se comporta de forma asertiva .

Para hablar de asertividad, es necesario identificar primero los otros estilos de respuesta: pasivo o agresivo, y modificarlos por un estilo más asertivo, que genere menos problemas. Se dice que una persona responde de forma:

Estilo de respuesta pasivo:

Cuando demuestra escasa ambición, pocos deseos y opiniones;

En su conducta no verbal tiende a mirar hacia abajo, usa un tono de voz vacilante que apenas es perceptible o de queja, presenta risas nerviosas, vacilaciones en la toma de decisiones, gestos desvalidos, niega importancia a la situación o la evita, la postura es hundida y mueve mucho las manos.

En su conducta verbal usa expresiones como “quizás”, “supongo”, “me pregunto si podríamos”, “te importaría mucho”, “solamente”, “no crees que”, “eh”, “bueno”, “realmente no es importante”, “no te molestes”.

Los efectos que provocan pueden ser el tener conflictos interpersonales, depresión, sentimiento de desamparo, una imagen pobre de sí mismo, hacerse daño, perder oportunidades, andar con tensión, sentirse sin control, con soledad y la mayor parte del tiempo la persona se siente desvalido o enfadado.

Estilo de respuesta agresivo u hostil

Cuando suele mover la cabeza en actitud negativa, con lo que comunica “a mi manera o nada”

Entre las conductas no verbales se observan la mirada fija, un tono de voz demasiado alto, un habla fluida y rápida, realizando enfrentamientos, gesticulación amenazante, postura que resulta intimidatoria, se le percibe como deshonesto, emite los mensajes de modo impersonal.

En su conducta verbal se escuchan frases como “harías mejor en…”, “haz…”, “ten cuidado”, “debes estar bromeando”, “si no lo haces…”, “no sabes..”, “deberías…”, “mal…”. Los efectos que provocan pueden ser el generar conflictos interpersonales, sentimientos de culpa o frustración,

La imagen que tiene de sí mismo es pobre, suele dañar a los demás, pierde oportunidades, presenta tensión, suele sentirse sin control, con soledad y la mayor parte del tiempo está enfadado con todos y por todo.

El estilo de respuesta asertivo

Cuando coopera con los demás para alcanzar objetivos personales;

En su conducta no verbal, se observa un contacto ocular directo, nivel de voz conversacional, con habla fluida, gestos firmes, postura rescta

Los mensajes son en primera persona, ello hace que se perciba sincero, las verbalizaciones son positivas con respuestas directas a la situación, manos sueltas.

Su conducta verbal, permite frases como “pienso…”, “siento…”, “quiero…”, “hagamos…”, “¿cómo podemos resolver ésto?”, “¿qué piensas?”, “¿qué te parece?”.

Un estilo de respuesta asertiva, tiene como efecto el resolver problemas, sentirse a gusto consigo mismo y con los demás y por ello satisfecho, con una actitud relajada.

Siente que tiene el control de la situación, por lo que es capaz de crear nuevas oportunidades.

Para trabajar esta habilidad podemos practicar varias técnicas:

Disco rallado: puede utilizarse al hacer peticiones y también para decir “no”. Consiste en persistir en nuestro objetivo, evitando responder a lo que no tenga que ver con el mismo. Se repetirá la misma frase independientemente de lo que nos diga la otra persona. Por ejemplo:

He decidido que no voy a volver a beber. 

Venga anda, si no va a pasar nada. 

No gracias, de verdad, he decidido que no voy a volver a beber. 

Pero si por una copa no te pasa nada. 

Gracias, pero como te digo, he decidido que no voy a volver a beber. 

Utilizando esta técnica es realmente probable que la otra persona desista en su petición o insistencia si en tres o más veces recibe la misma respuesta.

Banco de niebla. Consiste en mantener nuestro punto de vista, pero con la posibilidad de darle la razón a la otra persona. Al otorgarle el beneficio de la duda, la otra persona no siente que estemos atacando su criterio de la misma manera que podría suceder si comenzamos a argumentar nuestro punto de vista.

He decidido que no voy a volver a beber. 

Venga anda, pero con lo bien que lo pasábamos. 

Puede que antes me pareciera que era una buena forma de pasarlo bien pero he tomado una decisión con respecto a la bebida 

Acuerdo asertivo: con esta técnica admitimos un error o fallo, pero sin entrar en un juicio personal. Por ejemplo:

”Siempre llegas tarde” 

“Tienes razón, ayer y hoy he llegado tarde”. 

Pregunta asertiva: consiste en pedir más información sobre la conducta que hemos realizado para obtener información concreta.

Por ejemplo: “Lamento mucho que te sintieras incómodo con lo que dije ayer, pero ¿qué es exactamente lo que te molestó?” 

Ironía asertiva: consiste en responder de forma positiva a una crítica hostil. Por ejemplo: “Gracias” 

Aplazamiento asertivo: se trata de posponer la discusión o la respuesta a otro momento en el que ambas personas se encuentren más tranquilas. Por ejemplo: “Estoy un poco nerviosa, es preferible que hablemos este tema en otro momento”

Anuncios