Abriendo la puerta a tu verdadero Yo

Hoy queremos mostraros un mapa muy interesante. Es el mapa para el viaje de regreso al espacio interior en donde se sitúa tu verdadera identidad, tu “Yo verdadero”. El plano que nos lleva del miedo a la identidad esencial.

Imagina tres círculos concéntricos, con un anillo exterior, otro medio y otro interior. 

mapa circular.jpgAl exterior le denominamos la capa de protección, que es el hogar de tu adulto compensado.

Al segundo anillo le llamamos capa de la vulnerabilidad y los sentimientos y es la sede de tu niño vulnerable.

El centro es el núcleo del ser esencial, el hogar del “testigo”. Donde se encuentra el estado de la unidad con la existencia.

      

Normalmente vivimos en la capa exterior, bien “protegidos”, no por elección, sino de forma inconsciente.

Vivir en la capa de protección es algo seguro, conocido y sin peligro, pero lo sentimos como algo vacío. La vida comienza indicarnos de diferentes modos que algo anda mal: enfermamos, sentimos que nada tiene sentido, no encontramos nuestro lugar en la vida…

Una parte de nosotros sabe que para llegar al núcleo de nuestro ser esencial hemos de atravesar la capa del medio. Una energía desconocida y misteriosa nos empuja hacia dentro, nos invita a contactar con la vulnerabilidad, a quitarnos corazas.

Sentimos que nos movemos entre dos fuerzas opuestas: una que nos mantiene inconscientes pero seguros, y otra que nos mueve hacia lo desconocido, hacia una verdad mayor y más profunda.

La capa de protección

La capa más externa es un escudo que hemos creado para evitar sentir dolor y que nos hagan daño. Nos evita sentir miedo y dolor.

Para ello traslada esas sensaciones a cualquier acción adictiva, como la comida, las drogas, el sexo…o con pensamientos rumiantes y dramáticos.

Consiste en adoptar un rol, un papel detrás del cual nos escondemos: el espiritual, el divertido, el inteligente, el exitoso, el vegetariano, el pobrecito, el enfermo…y nos apegamos e identificamos tanto con nuestras identidades que ya no podemos des-identificarnos. Es una coraza fija que nos encierra dentro.

La capa intermedia es la capa de la vulnerabilidad

Es el espacio donde volvemos a conectar con nuestras heridas, con los miedos…

Poder investigar y atravesar por nuestra capa media, con comprensión amorosa y tierna, desbloquea aspectos que han quedado tapados bajo la vergüenza, como la energía sexual, la amorosa, la creativa y la extravagante. Al atravesar esta zona recuperamos nuestras energías vitales, liberándonos del peso de la culpa y el miedo

Nos permite salir del control para entrar en el corazón, abriendo un espacio de compasión y entrega que nos prepara para entrar en contacto con nuestro núcleo.

Cuando en lugar de luchar aprendemos a aceptar el miedo, el dolor, la incomodidad , la decepción…abrimos una puerta a nuestro ser esencial, nos recolecta con la unidad de la existencia.

El nucleo del Ser

Es un espacio de aceptación de la vida y compasión desbordante donde existe la sensación de entrega, confianza y no hacer. Se experimenta una sensación atemporal, expansiva, libre de ruido mental. Simplemente somos

Para llegar aquí se requiere de la meditación como puente entre capas. Cultivando esos espacio de silencio y observación experimentamos como la meditación se convierte en protagonista y guía. 

La salida está dentro…¿Te animas a usar este mapa y viajar hacia tu verdadero Ser?

Inspirado en el libro de Krishnananda “De la codependencia a la libertad. Cara a cara con el miedo”

 

Anuncios

Los 5 obstáculos de nuestra mente

Hay pensamientos y emociones que se enredan en nosotros y crecen desmedidamente, como las malas hierbas del huerto. Nos impiden tener claridad, espacio interior para tomar las adecuadas decisiones, poniéndonos en riesgo de recaer cuando hemos superado un problema o una adicción. Nos distraen, sabotean nuestro propósito y nublan la conciencia

Conocer esos 5 obstáculos o malas hierbas de nuestra mente es fundamental:

  • Deseo sensual
  • Hostilidad
  • Pereza y letargo
  • Inquietud y ansiedad
  • Duda e indecisión

file_20151215094057.jpg

Deseo sensual 

Es el deseo de ser feliz a través de nuestros sentidos. Vemos algo en un escaparate y lo deseamos, nos hace sentir bien comprarlo. Olemos un pan recién hecho y tenemos ganas de darnos ese placer…Hay un deseo sensual que nos empuja a satisfacer nuestras necesidades por medio de nuestras adicciones. También existe el deseo sensual de poseer bienes materiales, tener más dinero, el último móvil de diseño, etc

Los deseos de placer forman parte del ser humano, pero cuando son el centro de nuestra vida y controlan nuestra existencia se convierten en un problema.

El antídoto para el deseo sensual es la MODERACIÓN. Para ser más moderados hemos de apreciar la imperfección de la vida, pues la búsqueda de perfección multiplica los anhelos. Y como nada es perfecto nunca quedamos satisfechos.

Hostilidad

Cuando nos supera el deseo vehemente aparece la hostilidad o aversión, en forma de resentimiento, envidia, celos, agresión, odio o quejas.

Con ello nos castigamos y castigamos a otros. Tras una recaída en una adicción suele ser un estado mental frecuente

 

El antídoto de la hostilidad es el cultivo del amor , la compasión, el perdón  y la bondad. Una manera es aportarnos las 4 necesidades básicas del corazón: atención, afecto, aprecio y aceptación.

Inquietud y ansiedad

La inquietud y la ansiedad se manifiesta a través de preocupaciones en la mente, de un estado de insatisfacción, que nos agitan, deseando nuestra adicción para calmarnos.

Nos alejamos del contacto con la respiración y se nos acelera el corazón.

El antídoto de la inquietud es la presencia, la atención plena en nuestra respiración, sintiendo nuestro cuerpo gracias a prácticas de mindfulness en nuestra vida cotidiana.

Pereza y letargo

La pereza es una inercia del cuerpo y el letargo es el estancamiento de pensamientos y sentimientos.

La pereza es una dejadez muy marcada. Quizá hemos sido muy indulgentes con nosotros mismos o que no hemos sabido enfrentarnos a las acciones equivocadas que hemos cometido.

El letargo es un embotamiento de la mente y un desinterés con lo que ocurre a nuestro alrededor.

La pereza, el letargo y el cansancio se alimentan entre sí.

Hemos de trabajar para superar este obstáculo, levantarnos y saltar, salir al aire fresco, encontrar algo que nos inspire o nos motive. Crear un ritmo o rutina en nuestra vida nos hará mantener la energía y nos dejaremos llevar por la inercia de la pereza.

Necesitamos comprometernos con nuestra vida, sin permitirnos vivir en una indulgencia excesiva.

Duda e indecisión

La duda socava nuestra recuperación. La secuestra. La duda es el obstáculo que dice “no vale la pena. La recuperación no es para mí. Nunca lo lograré”

La duda nos impide comprometernos totalmente con nuestra recuperación.

El antídoto contra la duda es vivir de acuerdo a nuestros valores y prioridades

Haz una pausa para reflexionar:

¿Cuál es mi principal obstáculo?

¿Cómo se manifiesta en mi vida?

¿De qué obstáculo necesito alejarme para tener éxito en mi recuperación? ¿Qué puedo hacer?

Para poder afrontar los 5 obstáculos es muy importante la práctica de la meditación. Durante nuestra experiencia meditativa surgirán todos esos estados y podremos observarlos. Practicar el reconocimiento de esos obstáculos  mientras cultivamos una actitud de curiosidad ante ellos, y no tanto el resistirnos o querer eliminarlos. Hacernos conscientes de nuestras sensaciones de malestar, de sopor, o de inquietud en el momento presente que ocurren nos facilita observar nuestra tendencia a reaccionar automáticamente cuando aparece un deseo intenso de volver a  las conductas que nos dañan o nos alejan de nuestros objetivos.