Más allá de la autoestima: la autocompasión

La curiosa paradoja es que cuando me acepto tal como soy, entoces puedo cambiar

Carl Rogers

Thich Nhat Hahn: “Eres una manifestación maravillosa. Todo el universo se ha unido para hacer posible tu existencia”

La compasión hacia uno mismo no pretende capturar y definir la valía o la esencia de quienes somos. No es un pensamiento o una etiqueta, ni una crítica o valoración. La compasión es una manera de relacionarnos con el misterio de quienes somos, respeta el hecho de que todos los seres humanos tenemos puntos fuertes y débiles.

images-1.jpeg
En lugar de perdernos en pensar si somos buenos o malos, tomamos conciencia de la experiencia del momento presente y nos damos cuenta de que todo cambia constantemente, todo es transitorio. Los éxitos y los fracasos vienen y van, no nos definen ni determinan nuestra valía. Sólo son una parte del proceso de estar vivo. Nuestra mente puede intentar convencernos de lo contrario, pero nuestro corazón sabe que la verdadera valía radica en la experiencia fundamental de ser una persona consciente que siente, percibe y ama.

A diferencia de la autoestima, los buenos sentimientos de la compasión no dependen de ser especial ni de alcanzar los objetivos ideales. En lugar de compararnos con los demás, nos centramos en lo que compartimos y nos sentimos más conectados y completos. Los buenos sentimientos de la compasión no desaparecen cuando metemos la pata y somos imperfectos. Cuando la inconstante autoestima nos abandona, el abrazo de la compasión siempre está allí.

La compasión hacia los demás implica:

  • Reconocer y ver claramente su sufrimiento
  • Sentir bondad hacia los que sufren, surgiendo de nosotros un deseo de aliviar su sufrimiento
  • Aceptar que el ser humano es imperfecto y frágil

La compasión hacia nosotros mismos tiene las mismas cualidades.

Emplear la Auto-compasión es como hacer mágia, pues transforma el sufrimiento en alegría. Se da la Alquimia emocional: Cuando aceptamos nuestro dolor con afecto y atención, cuando nos dedicamos compasión hacia nosotros mismos, el nudo de la autocrítica empieza a desacerse para ser sustituido por un sentimiento de aceptación tranquila y conectada. Se produce una transformación espiritual y emocional, como si nuestra esencia, nuestro diamante, surgiera del carbón.

Cuando decidimos abrazar nuestra naturaleza humana imperfecta con compasión, todo cambia. Al responder a nuestro dolor con cariño y conexión, calmándonos y consolándonos cuando nos enfrentamos a nuestra imperfección, creamos nuevas emociones positivas que no estaban ahí un segundo antes:

En lugar de sentirnos incompetentes, nos sentimos capaces y conectados al recordar ese aspecto compartido de la experiencia humanaimages.jpeg

En lugar de limitarnos a sentir tristeza, sentimos esa tristeza pero también ternura al preocuparnos por una herida que hay que curar.

En lugar de limitarnos a sentirnos asustados, sentimos ese miedo pero también nos consolamos con cariño y atención.

Abrazamos nuestras emociones negativas con el calor de los buenos sentimientos. Porque en cada momento de angustia se agazapa el potencial de la satisfacción. El dolor puede convertirse en la puerta de la felicidad, ya que sentirnos amados, cuidados y conectados es lo que nos hace verdaderamente felices.

“Los seres humanos deseamos la felicidad por naturaleza y no queremos sufrir. Por este motivo todo el mundo intenta conseguir la felicidad y librarse del sufrimiento, y este es un derecho fundamental para todos. Si tenemos en cuenta el verdadero valor de un ser humano, todos somos iguales” Dalai Lama

Es decir, no tenemos que ganarnos el derecho a la compasión, ya que nacemos con él

TRES ELEMENTOS DE LA COMPASIÓN

La compasión hacia uno mismo abarca tres elementos fundamentales:

  1. Bondad hacia uno mismo, ser amable y comprensivo.
  2. Reconocer nuestra humanidad compartida. Sentirnos conectados con los demás.
  3. Atención plena, Presencia o Mindfulness

1. La bondad hacia uno mismo consiste en dejar de juzgarse y emitir comentarios internos denigrantes, entender nuestros puntos débiles y nuestros fracasos en vez de condenarlos, y además consiste en consolarnos activamente.

En lugar de maltratarnos sin piedad cuando fallamos tenemos otra opción: reconocer que todo el mundo se equivoca y tratarnos con amabilidad. Cuando nos envolvemos en el cálido abrazo de la bondad hacia nosotros mismos, nos sentimos sanos y salvos.

Para ser amables con nosotros mismos debemos ser conscientes de nuestro monólogo interior y emplear un lenguaje empático, no crítico.

2. Nuestra humanidad compartida.

“Un ser humano es parte de un todo al que llamamos Universo. El hombre se experimenta a sí mismo, a sus pensamientos y sentimientos como algo separado del resto (una especie de ilusión óptica de su conciencia). Esta ilusión es como una prisión, que nos encierra a nuestros deseos personales y en el afecto a las personas más cercanas. Nuestra tarea debe ser escaparnos de esta prisión y ampliar nuestro círculo de compasión, para abrazar a todas las criaturas vivientes y a toda la naturaleza en su belleza. Nadie puede lograr esto por completo, pero el esfuerzo por conseguirlo es, en sí mismo, una parte de la liberación y la base de la confianza interna” 

(Einstein)

El sentimiento de compasión surge del reconocimiento de que la experiencia humana es imperfecta. Todos los seres humanos somos falibles. Cuando estamos en contacto con nuestra humanidad común recordamos que los sentimientos de inadaptación y decepción son compartidos.

Cuando nos juzgamos a nosotros mismos por nuestros defectos damos por sentado que existe una entidad separada y claramente delimitada que llamamos “yo” que es la culpable de nuestros fracasos, pero lo cierto es somos la expresión de millones de circunstancias previas que se han unido para darnos forma en el presente.

A veces nos culpamos porque querríamos creer que tenemos el control. Nos asusta reconocer la interconexión esencial que te hace admitir que el control sobre mis pensamientos y actos es sólo una ilusión.

Al reconocer la naturaleza compartida de nuestra imperfección, la compasión hacia uno mismo aporta el sentimiento de conexión necesario para avanzar y desarrollar todo nuestro potencial.

3. La Atención Plena o Mindfulness

Es el tercer elemento clave para despertar nuestro corazón.

Gracias a la Atención plena afrontamos la realidad, vemos las cosas como son, de forma clara, sin críticas, con aceptación del momento presente.

El mindfulness nos sitúa en el momento presente y nos aporta la toma de conciencia que forma la base de la auto-compasión. Como un estanque transparente y tranquilo, sin ondas, el mindfulness refleja los hechos sin distorsiones.

En lugar de perdernos en “nuestro culebrón particular”, nos permite observar nuestra situación con perspectiva y nos ayuda a no sufrir innecesariamente. Para que no nos pase como a Montaigne, el filósofo frances:

 “Mi vida ha estado llena de terribles desgracias, la mayoría de las cuales nunca sucedieron” 

Cuando eres consciente de que estás experimentando determinados pensamientos y sentimientos dejas de estar perdido en la trama de tu vida.

Imaginemos un pájaro volando en el cielo. El pájaro representa un pensamiento o emoción que estás experimentando en este momento, y el cielo representa el mindfulness, que contiene el pensamiento o emoción. El pájaro podría empezar a hacer giros inesperados, bajar en picado, etc. pero el cielo seguiría ahí, imperturbable. Cuando nos identificamos con el cielo en lugar de con el pájaro (cuando nuestra atención se deposita en la conciencia misma y no en el pensamiento o emoción que se desencadena dentro de esa conciencia), permanecemos tranquilos y centrados.

Así nuestro sentido del “Yo” deja de estar atrapado y de verse arrastrado por el contenido de la conciencia; permanece centrado en la conciencia misma. Podemos sentir ira, sin pensar que esa ira nos definen. Yo soy aquel que observa lo que pasa, no las cosas que pasan. Las cosas que pasan ni son yo, ni me pertenecen a mí. No soy la ira, ni la maldad. Soy el que observa esa emoción que pasa por mí.

El auténtico tesoro que nos ofrece el mindfulness es que nos brinda la oportunidad de responder en lugar de limitarnos a reaccionar. Cuando somos capaces de reconocer lo que sentimos en el momento presente, podemos impedir que esos sentimientos nos lancen a la acción.

A través de la meditación o el mindfulness podemos salir de lo que en budismo se denomina “samsara” o apariencia ilusoria de la realidad, que se deriva del continuo hábito de dividir en dos el campo de la experiencia y suponer que el ego que observa es algo separado del resto. Con la meditación podemos acceder a un conocimiento directo de la totalidad

El Maestro Tailandés Ajahn Chah dice:

“Aparezca lo que aparezca en tu mente obsérvalo. Examina cómo los sentimientos y pensamientos van y vienen, no te aferres a nada. Se consciente de lo que ves, sea lo que sea. Y no creas que nada de eso eres tú. Todo es solamente una visión, una construcción de la mente”

¿De dónde surge nuestro sufrimiento?

El sufrimiento surge de comparar nuestra realidad con nuestros ideales. Como hay pocas posibilidades de que la realidad encaje con nuestros ideales, el sufrimiento es omnipresente.

El sufrimiento aparece cuando nos resistimos al dolor. No podemos evitar el dolor, pero no tenemos que sufrir debido a ese dolor.

El sufrimiento tiene una fórmula matemática, es igual al dolor por nuestra resistencia. Cuanto más nos resistimos a lo que ocurre en el momento presente, más sufrimos.

El dolor es como una sustancia gaseosa. Si permites que simplemente esté ahí, libre, acabará disipándose por sí solo.

Si luchas contra el dolor y te resistes a él, lo encierras, la presión aumentará más y más hasta que se produzca la explosión.

Con la Atención Plena, con la meditación, podemos distinguir aquellos aspectos de nuestra experiencia que podemos cambiar y los que no. La oración de la serenidad de Alcohólicos Anonimos describe bien esta idea:

Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar,

valor para cambiar las cosas que sí puedo cambiar,

y sabiduría para reconocer la diferencia

La belleza de la compasión radica en que en lugar de sustituir los sentimientos negativos por otros positivos, se generan nuevas emociones positivas aceptando las negativas.

“El sufrimiento solo se cura soportándolo hasta el final

Marcel Proust

Anuncios

Focusing para niños: una herramienta útil para los papás

¿Cómo emplear el focusing en los niños?

Emplear el focusing es absolutamente recomendable con los niños. Si nuestros hijos tienen entre 2 y 6 años responderán con mucha naturalidad, puesto que tienen la capacidad de entrar en contacto con la emoción sentida con facilidad. Si son más mayores se sentirán muy aliviados, pero hemos de respetar sus ritmos y su espacio.

A los niños pequeños les encanta hacer focusing, les parece algo normal. Con los adolescentes pueden en un principio responder un poco a la defensiva, porque no están acostumbrados. Hemos de encontrar el equilibrio entre la distancia y la cercanía.

Cuando venga a nosotros con algún problema, o hayamos vivido alguna experiencia estresante, le preguntaremos si le parece bien que abordemos el problema juntos de un modo diferente. Nunca nos impondremos, sugeriremos, y el niño puede aceptar o no. Nosotros le ofrecemos un espacio y un tiempo para acompañarle, no le empujamos a nada.

uando nuestro hijo se exprese en el focusing reflejaremos sus palabras. NO pondremos nada de nuestra cosecha, sólo escuchamos y reflejamos. Con nuestra presencia y nuestra escucha le damos seguridad y le brindamos la confianza para que despliegue su proceso emocional.

Las preguntas no han de colocarnos a nosotros en la posición central, es decir, preguntaremos ¿Qué te está diciendo por dentro? y no ¿Puedes contarme que te está diciendo por dentro?. Mantengamos al margen los pronombres “yo”, “me” y “mi”.

Aceptar nuestro yo interior, en nuestra sabiduría interior, nos permite aceptar el yo interior del niño. Cuando aprendemos a ser amables con lo que ocurre dentro de nosotros podemos ayudar a nuestros hijos a ser amables con sus emociones.

Esta sería una posible guía para el focusing con niños:

Paso 1. Pedir permiso y crear las condiciones para hacer el focusing.

Si vemos que nuestro hijo está mal podemos pedirle permiso para acompañarle: ¿Te puedo acompañar en este momento? De este modo le damos el control a él. Vamos a prestar atención a lo que nos dice y cómo nos lo dice. Al lenguaje verbal y no verbal.

emocionesssssssss.jpgPaso 2. Dejar que el niño exponga el problema o la cuestión. ¿Podrías contarme brevemente qué ha pasado, en dos palabras? Si no te apetece contarme no pasa nada, lo importante es que lo tengas claro por dentro. 

No vamos a dar mucho tiempo al contenido, a las palabras, porque queremos ir a la emoción.

Paso 3. Vamos a dirigir la atención del niño hacia su interior. 

Le podremos decir que necesitamos conectar con nuestro cuerpo. “Toma conciencia de tus pies. Muéve los dedos para sentirlos mejor. ¿Los sientes? ¿Sientes tu cuerpo sentado sobre la silla? Siente tus manos, mueve los dedos. Nota la respiración. Si quieres puedes cerrar los ojos para bucear en tu interior. Cuándo estés preparado para seguir hazme una señal con la mano.
(Los adolescentes suelen desconfiar y, les cuesta cerrar los ojos. Si se sienten más seguros con los ojos abiertos nos adaptaremos)

Vuelve a imaginar lo que ha ocurrido, aquello que te ha angustiado (por ejemplo: que no le eligieron en el equipo de baloncesto)

Comprueba en qué parte de tu cuerpo sientes esto, ahora que lo estás recordando.
(Ej: en la tripa)

Ahora tómate el tiempo necesario para ver qué sientes en esa parte del cuerpo…(Ej: parece una bola)

Se puede recurrir a pintar: ¿Quieres dibujar algo en relación con ello? ¿Cómo es lo que tienes por dentro?

Permanecemos en la emoción, repitiendo todo lo que el niño nos diga.

¿Puedes permanecer junto a ello, prestándole toda tu atención?

(Ej. Es duro como una piedra que pesa mucho)
Repetiremos lo que ha dicho: Es duro como una piedra que pesa mucho…Mira a ver si eso se corresponde exactamente con lo que sientes… puede que todavía tenga algo más que decirte (Acogemos lo que venga)

Dar tiempo, respetar sus silencios. Aunque no hable ellos están sintiendo cosas y no es nuestra función guiar hacia ningún lado. Hemos de ir un paso más atrás.

Seguramente la sensación cambiará dejando un alivio interior (Se está haciendo pequeñita…)

Podemos terminar preguntando ¿Cómo te sientes ahora?

Tatiana Muñoz

Psicóloga

Inspirado en “Focusing con niños” de Stapert y Verliefde

La herida del rechazo en la anorexia y la bulimia

 

Según Lisa Bourbeau , existen 5 heridas que nos impiden ser nosotros mismos y que nos generan un gran sufrimiento: rechazo, abandono, humillación, traición e injusticia. Para no sentir esas heridas recurrimos a “máscaras “ (“personalidades” que nos protegen )para ocultar ese dolor, pero esto a la vez aumenta la profundidad de la herida.

Si la herida es el rechazo la máscara será ser huidizo.

Si es el abandono, la herida lo ocultaremos tras una más cara dependiente.

La humillación tras la personalidad masoquista.

La traición tras ser controlador.

La injusticia con rigidez.

Las máscaras son visibles en nuestra personalidad y también en nuestro aspecto físico.

Puede resultarnos difícil distinguir entre sentirnos rechazados o abandonados. Abandonar a alguien quiere decir distanciarse de esa persona por algo o por alguien , mientras que rechazar a alguien significa no desear tenerla cerca o no desear tenerla en nuestra vida. Quien rechaza utiliza la expresión “No quiero”. Quien abandona emplea “No puedo”

En el caso de los trastornos de la conducta alimentaria es la herida del rechazo la que se sitúa generalmente debajo de estos problemas, sobretodo en los casos de anorexia.

Nuestras heridas afectan a la manera en que nos alimentamos, pues tratamos al cuerpo físico de la misma manera que hacemos con nuestro cuerpo mental y emocional.

El rechazo es una herida muy profunda. Quienes la viven se sienten rechazados en su interior, sienten rechazo con respecto  a su derecho a existir. Esta herida se puede apreciar desde la tierna infancia ,a pesar de que el progenitor que le hace sentir ese dolor nunca le haya rechazado verdaderamente.

Cuando vivimos sintiéndonos rechazados todo lo que nos va sucediendo lo interpretamos desde el filtro de esa herida, sintiendo rechazo aunque no sea cierto.

La máscara consiste en volverse huidizo, con un cuerpo que parece querer desaparecer y ser muy delgado Es un cuerpo que no desea ocupar mucho lugar

Duda de su derecho a existir. En ocasiones prefieren crearse un mundo imaginativo y estar “en la luna”. Les llama más la atención lo intelectual o lo espiritual que las cosas materiales, que viven como superfluas

La herida del rechazo radica en el progenitor del mismo sexo. Dice Lisa Bourbeau que el progenitor de nuestro mismo sexo desempeña la función de enseñarnos a amar, a amarnos y a darnos amor. El del sexo opuesto nos enseña a dejarnos amar y a recibir amor.

Puede ocurrir que la persona, debido a ese dolor, decida inconscientemente no utilizar a su progenitor del mismo sexo como modelo, llevándola a anularse, infravalorarse. Debido a ello necesita a toda costa ser perfecta y obtener reconocimiento antes sus ojos y ante los de los demás. No se percibe como una persona completa, puesto que busca incesantemente el amor de su progenitor. Al pasar los años está se puede transformar en un odio intenso hacia ese progenitor (odiar exige mucho amor). Las mujeres dejan de confiar en sus madres por temor a no ser comprendidas, ya que para ellas eso es sinónimo de ser amadas aunque esto no sea cierto.

Cuánto más se rechaza a sí misma, mayor temor tendrá de que los demás también lo hagan.

Una de las características más evidentes del huidizo es buscar la perfección en todo lo que hace, obsesivamente,ya que considera que si comete un error será juzgado por ello, lo que equivale interiormente a ser rechazado . Como no cree en la perfección de su ser, lo compensa intentando alcanzar la perfección en todo lo que hace. Confundiendo el ser con el hacer

Sanar esta herida es fundamental para poder ser nosotros mismos, para vivir desde nuestro centro. Su sanción nace de desarrollar un trato gentil y compasivo hacia nuestra persona, de soltar viejas creencias y perdonarnos IMG_1005.jpg

Ejercicio para descubrir tus creencias inconscientes

Si podemos reconocer las pautas que tenemos impresas en las personas, situaciones y relaciones de nuestra vida, tendremos una buena idea de nuestras creencias inconscientes en las que tienen su origen

Te invitamos a hacer un cuestionario rápido, simple y eficaz donde identificarás las caracerísticas de tus cuidadores cuando eras niño, sobretodo sus rasgos “negativos” o contractivos. El propósito es identificar las impresiones y creencias que nos formamos de estas características negativas cuando éramos niños.

Rellena este cuadro:

Hombre Mujer
B (+)Lista de las características positivas de tus cuidadores. Pueden ser tanto los padres, hermanos, parientes, amigos de la familia, que cuidaron de tí hasta los 15 años
A (-)Haz una lista de las características negativas de esos mismos cuidadores.La lista se basa en tu manera de contemplarlos desde la inocencia de un niño

 

Ejemplos: Distante, controlador, crítico, estricto, frío, injusto, temeroso, dehonesto, juzgador…

Ahora responde con palabras sueltas o frases simples esta pregunta, desde la perspectiva actual, desde tu adulto:

 

¿Qué es lo que más querías y necesitabas de tus cuidadores?
        C

Ahora vamos a identificar las frustracciones recurrentes de la infancia (por ejemplo: no ser escuchado, desear más reconocimiento)

Como de pequeños somos muy creativos encontramos otros modos de conseguir lo que necesitabamos ( me saltaba las reglas, me retiraba del mundo, buscaba a otra persona…)

Describe tus frustraciones infantiles y lo que hiciste para afrontarlas.

Responde con palabras sueltas o frases breves.

 

1. Tus frustraccionesde la infancia 2. ¿Cómo abordastetus frustracciones?
       D

Completa el siguiente esquema con una mente abierta, recordando que en la vida nada es absoluto.

 

Declaración 1: A veces atraigo gente a mi vida que son……………………………………….(acaba la frase con una palabra de “A”)

Declaración 2: Yo quiero que sean……………….(palabra de “B”)

Declaración 3: …para poder tener ………………(palabra de “C”)

Declaración 4: A veces me impido conseguir esta haciendo ……………………. (Palabra de D2)

La declaración 1 te ayuda a reconocer que a veces atraes o has atraidp a personas con las características que menos te gustaban de tus cuidadores infantiles. Al percibir esas cualidades como negativas cuando eras niño y tuviste una fuerte aversión hacia ellas, se convirtieron en tu sombra, al poner una carga emocional sobre ellas. Tu disgusto hacia esa cualidad negativa se convierte en el imán que la atrae a tu vida adulta.

La declaración 2 te ayuda a ver que a menudo esperas de los demás las cualidades que considerabas buenas o positivas de tus cuidadores.

La declaración 3 te hace consciente de las cosas que quieres y necesitas en la vida desde el punto de vista de un niño.

Aunque ahora seas adulto sigues buscando las mismas cosas que cuando eras niño, sólo que ahora tratas de encontrarlas de maneras más adultas y sofisticadas.

La declaración 4 sugiere que inconscientemente podrías estar bloqueando la gran alegria y los logros de tu vida al intentar satisfacer tus necesidades usando versiones actualizadas de las técnicas que aprendiste de niño.

Tatiana Muñoz

 

¿Qué es Esencia de Alquimia?

Esencia de Alquimia no es sólo un proyecto, una web o un blog. Es una forma de estar y entender la vida.

Es apostar por estar en el mundo desde nuestra Esencia, nuestro Ser, nuestra Presencia, empleando para ello todos los regalos que nos brinda la vida para que se pueda dar esa Alquimia. Hemos comprobado que es posible vivir así, en equilibrio con lo que de verdad somos y por eso ofrecemos:

Espacios y estratégias para meditar y vivir desde la atención Plena

Sesiones de quantum scio para descubrir qué nos está haciendo perder el equilibrio y solucionarlo en ese momento, con un compromiso posterior de cambio gracias a las tomas de conciencia que se dan durante ese tiempo;

Ideas para vivir de forma saludable y ecológica

Terapias dirigidas a síntomas concretos que no son más que señales que nos indican que no estamos siendo conscientes de algo más profundo, como los trastornos de la alimentación, tanto en la Sierra de Madrid como vía Skype

Momentos de paz y relajación con masajes, Reiki, acupuntura, reflexología…

Tardes de ocio en las que aprender una nueva manualidad, y observar el poder sanador que tiene la creatividad

Apostamos por vivir la espiritualidad de la forma más terrenal posible, porque sólo así, uniendo cielo y tierra en nuestro corazón, se da la alquimia (ese es el significado de nuestro logo). Caminemos juntos, con los pies en la tierra, pero con la mirada siempre hacia las estrellas.

 

La psicoterapia para trastornos de alimentación

Para superar un trastorno de alimentación necesitamos aprender a acudir a las personas en lugar de acudir a nuestra relación con la comida. Por ello la psicoterapia es tan importante: es necesario confiar en otro ser humano, atravesar el miedo … Sigue leyendo

Recupera el equilibrio de tu ser con el Mindfulness

¿Qué significa Mindfulness?Se puede traducir como “Atención Plena” o Conciencia Plena. Es vivir el Ahora.

La atención plena o mindfulness no se refiere a un contenido mental, sino a una actitud ante nuestra experiencia. Independientemente de cómo o cuál sea ésta. Se trata de ser conscientes de la experiencia presente sin juzgarla, sino aceptándola tal y como se presenta.

Nuestra mente nunca está viviendo el presente, está en el pasado o en el futuro.Gracias al mindfulness ejercitamos la capacidad de vivir en el Ahora.

Mindfulness es saber lo que estás experimentando mientras lo estás experimentando

Una vida con Atención Plena requiere de tres elementos complementarios, a los que se refiere el término Mindfulness:

·La Práctica Formal o Meditación: Es aquella práctica que realizamos cada día, reservando un tiempo concreto para ella, en un lugar y una postura concreta. Por ejemplo: 15 minutos cada mañana, en nuestra cómoda silla o en el suelo, con un cojín. Podemos realizar 80 respiraciones completas, inhalando y exhalando por la nariz, siendo conscientes de cómo nuestro estómago se flexibiliza al entrar y salir el aire.

·Las prácticas informales o Mindfulness en la vida cotidiana. Son prácticas voluntarias que podemos realizar en cualquier momento, en las que prestamos atención a lo que estamos haciendo, pasando del hacer al ser. Si me ducho, soy consciente de que me ducho, en vez de perderme en mis pensamientos de lo que tengo que hacer, en listas de actividades o recuerdos del pasado. Soy consciente de lo que siente mi cuerpo, con aceptación, sin juzgar. Es una nueva forma de disfrutar la vida,con un nivel de conciencia que sustituye al piloto automático con el que normalmente vamos por la vida, donde nos secuestran los pensamientos.

·Píldoras mindfulness: propuestas fáciles de recordar que podemos aplicar en distintas sitiaciones. Un salvavidas al que agarrarnos

Te proponemos que practiques esta semana estas píldoras mindfulness. ¿Cómo usarlas? Puedes programar la alarma del móvil, 3 veces al día y tomarla en ese momento. Hagas lo que hagas en ese instante, paras y tomas tu píldora.

Puedes elegir situaciones habituales:

-cada vez que encienda un interruptor de la luz, me tomo la píldora

-cuando agarre unas llaves

-cuando suena un teléfono móvil

-al tercer sorbo de cada bebida…

hermandadblanca.org Recupera el equilibrio de tu Ser con el Mindfulness | Blog Esencia de Alquimia sabiduria y conocimiento meditaciones sabiduria y conocimiento sabiduria y conocimiento meditaciones description multimedia

Pildora las 3 eses: “Soltamos, Sonreímos y Sentimos”.

Puedes mantener los ojos cerrados.

“Suelta”: Haz un recorrido por tu cuerpo, desde la cabeza a los pies, soltando cualquier tensión que encuentres en él. Puedes, mientras recorres cada parte, darte mentalmente la indicación “….¡Sueltaaaa!…” sobretodo si sientes tensión en alguna zona

“Sonríe”: Sobre todo interiormente, pero también puedes dejar que se evoque una tenue sonrisa en tu cara, sin forzarla.

“Siente”: Céntrate en sentir los cambios y sensaciones interiores que se producen al sentir internamente esta sonrisa.

Te ayudará si, mentalmente, diriges tu sonrisa a las partes de tu cuerpo, a tus emociones, a tu pensamiento, a tu postura…

Un sandwich mindfulness

hermandadblanca.org Recupera el equilibrio de tu Ser con el Mindfulness | Blog Esencia de Alquimia sabiduria y conocimiento meditaciones sabiduria y conocimiento sabiduria y conocimiento meditaciones description multimedia

Te vas a regalar 5 minutos para tomarte un sandwich de relax. Consta de 2 rebanadas de respiración consciente y un relleno de cuerpo en acción.

1.Primera rebanada: 10 respiraciones conscientes, como las que hicemos antes

2.Relleno: moviliza tu cuerpo. Levántate, acércate a la ventana, mueve los brazos, da una vuelta… Lo que sientas.

3.Segunda rebanada: otras 10 respiraciones conscientes.

Gracias al mindfulness pasamos de reaccionar a responder, del pensar al sentir. La desatención nos lleva a reaccionar, la atención a responder. Y tú.¿Funcionas con el piloto automático, secuestrado por tus pensamientos o disfrutas de la vida?

El gran reto de la evolución en nuestro tiempo es pasar de la inconsciencia a la consciencia. De la reacción a la respuesta. De sentirnos “atrapados” a vivir en libertad. Se trata de afinar la conciencia como vía para ser felices. El mindfulness es una forma de dar sentido a nuestra vida. El sentido ya estaba ahí, pero es afinando la atención cuando lo descubro. De este modo sintonizamos con nuestra Inteligencia Cardíaca

El mindfulness tiene como objetivo calmar la mente para ver con claridad. Significa pasar de una mente que salta de un pensamiento a otro, sin orden ni control, a una mente centrada en el presente.

Qué beneficios se obtiene con este tipo de vida:

Construyes una mente feliz, que puede disfrutar de las pequeñas cosas. La vida se llena de sentido.

Mejora nuestro estado de ánimo, nos reduce el estrés, mejora nuestra memoria y la habilidad de gestionar nuestras emociones, al hacernos más conscientes de lo que nos rodea.

hermandadblanca.org Recupera el equilibrio de tu Ser con el Mindfulness | Blog Esencia de Alquimia sabiduria y conocimiento meditaciones sabiduria y conocimiento sabiduria y conocimiento meditaciones description multimedia

Las emociones y pensamientos dejan de secuestrarnos. Psamos de reaccionar a responder

No es necesaria una gran inversión para notar los efectos. 5 o 10 minutos al día son suficientes para conseguir más calma y energía positiva, según el maestro Tharpa

Los estudios neuronales demuestran un incremento de actividad en el lóbulo frontal izquierdo, que es la residencia de las emociones positivas. Al mismo tiempo se reduce el funcionamiento de la región derecha.

Investigadores del Centro Médico de la Universidad de California ha encontrado que la práctica de la meditación puede influir en la amígdala, un área del cerebro relacionada con el recuerdo del miedo. Estos resultados sugieren que la meditación mindfulness ayuda a conseguir un estado de calma.

Estos mismos investigadores han descubierto que quienes practican la meditación durante años tienen la corteza cerebral más poblada de pliegues que la población normal, por lo tanto procesan la información más rápidamente.

¿Te animas a vivir así, una vida Mindfulness?