Adios preocupaciones

¿Amargas tu presente lamentándote por tus errores pasados o por sucesos que ocurrieron tiempo atrás? ¿Huyes del presente soñando con otro futuro más ideal? ¿Repasas lo que te han dicho, lo que deberías haber hecho tú y no hiciste o dijiste?

Existe una “receta rápida” o pauta para poder reducir nuestro ruido mental de preocupación. Todos sabemos que preocuparnos no sirve de nada, puesto que mientras estamos en esa “rumiación” no somos capaces de afrontar ni cambiar nada. Pero…¿Cómo dejamos de preocuparnos, cómo salimos de nuestra mente?

Te proponemos una sencilla técnica que sólo tiene 3 pasos:

  1. ¿Qué es lo peor que puede sucederme…?Analiza la situación de forma valiente y honesta e imagina qué es lo peor que podría ocurrirte por ello
  2. Encara lo peor. Después de imaginarte lo peor que pudiera ocurrirte, hazte uno con ello, no luches, acéptalo.  Hazte a la idea de que eso, lo peor, está pasando. Aunque te extrañe seguramente sentirás paz, ya que lo que rechazamos nos destruye y lo que aceptamos nos transforma.
  3. El paso 3 es mejorar lo peor: dedicar tiempo y energía a mejorar lo peor que ya tienes aceptado.

Una de las peores características de la preocupación es que destruye nuestra capacidad de concentración. Pero cuando nos obligamos a encarar lo peor y lo aceptamos mentalmente nos colocamos en condiciones de concentrarnos en nuestro problema.

Estos tres sencillos pasos nos saca de las nubes negras en las que andamos a tientas cuando las obsesiones nos ciegan

Decía William James a sus alumnos:

“Aceptad que haya sido así…

Aceptad que haya sido así, porque la aceptación es el primer paso para superar las consecuencias de cualquier calamidad”

Lin Yutang, filósofo chino, escribía en “La importancia de vivir”:

“La verdadera paz de espíritu viene de la aceptación de lo peor.

Psicológicamente creo que eso significa una liberación de energía”

img_9737.jpgCuando aceptamos lo peor ya no tenemos nada que perder, y por tanto todo que ganar. Sientes alivio y puedes pensar!! Y aún mejor: actuar!!

Es muy importante interiorizar estos pasos, apuntarlo y emplearlos a menudo. Mira tus obsesiones como oportunidades para practicarlos. Recuerda lo que decía el doctor Alexis Carrel: Aquellos que no saben cómo combatir la preocupación mueren jóvenes, o al menos se les hace la vida muy larga.

La otra regla fundamental para ser feliz y controlar las obsesiones es:

 


Vive el presente. Vive solamente el día de hoy. Aprende a meditar, practica el mindfulness…

Con ambas cosas, la regla de los tres pasos y la vivencia del presente sentirás la gran liberación que estabas buscando

Anuncios

Receta rápida para reducir las preocupaciones

¿Amargas tu presente lamentándote por tus errores pasados o por sucesos que ocurrieron tiempo atrás? ¿Huyes del presente soñando con otro futuro más ideal? ¿Repasas lo que te han dicho, lo que deberías haber hecho tú y no hiciste o dijiste? Existe una “receta rápida” o pauta para poder reducir nuestro ruido mental de preocupación. Todos sabemos que preocuparnos no sirve de nada, puesto que mientras estamos en esa “rumiación” no somos capaces de afrontar ni cambiar nada. Pero…¿Cómo dejamos de preocuparnos, cómo salimos de nuestra mente? Te proponemos una sencilla técnica que sólo tiene 3 pasos:cadenas

  1. ¿Qué es lo peor que puede sucederme…?Analiza la situación de forma valiente y honesta e imagina qué es lo peor que podría ocurrirte por ello
  2. Encara lo peor. Después de imaginarte lo peor que pudiera ocurrirte, hazte uno con ello, no luches, acéptalo.  Hazte a la idea de que eso, lo peor, está pasando. Aunque te extrañe seguramente sentirás paz, ya que lo que rechazamos nos destruce y lo que aceptamos nos transforma.
  3. El paso 3 es mejorar lo peor: dedicar tiempo y energía a mejorar lo peor que ya tienes aceptado.

Una de las peores características de la preocupación es que destruye nuestra capacidad de concentración. Pero cuando nos obligamos a encarar lo peor y lo aceptamos mentalmente nos colocamos en condiciones de concentrarnos en nuestro problema. Estos tres sencillos pasos nos saca de las nuber negras en las que andamos a tientas cuando las obsesiones nos ciegan

Decía William James a sus alumnos:

“Aceptad que haya sido así…

Aceptad que haya sido así, porque la aceptación es el primer paso para superar las consecuencias de cualquier calamidad”

Lin Yutang, folósofo chino, escribía en “La importancia de vivir”:

“La verdadera paz de espíritu viene de la aceptación de lo peor.

Psicológicamente creo que eso significa una liberación de energía”

Cuando aceptamos lo peor ya no tenemos nada que perder, y por tanto todo que ganar. Sientes alivio y puedes pensar!! Y áun mejor: actuar!! Es muy importante interiorizar estos pasos, apuntarlo y emplearlos a menudo. Mira tus obsesiones como oportunidades para practicarlos. Recuerda lo que decía el doctor Alexis Carrel: Aquellos que no saben cómo combatir la preocupación mueren jóvenes, o al menos se les hace la vida muy larga. La otra regla fundamental para ser feliz y controlar las obsesiones es: Vive el presente. Vive solamente el día de hoy. Aprende a meditar, practica el mindfulness… Con ambas cosas, la regla de los tres pasos y la vivencia del presente sentirás la gran liberación que estabas buscando Puedes contactar con nosotros en info@esenciadealquimia.com Te ofrecemos sesiones terapéuticas presenciales y online

Todos podemos ser héroes. Crea una nueva mente!!

El lóbulo frontal, que está justo detrás de nuestra frente, es el director ejecutivo que está al cargo del reto del cerebro. Dirige, integra y coordina el resto de regiones cerebrales que influyen en quienes somos.

Cuanto mayor es la actividad en el lóbulo frontal mayor es la capacidad que tendremos para controlar de forma deliberada nuestras accciones y nuestros comportamientos impulsivos.

Cuando el lóbulo forntal se activa por completo podemos controlar mucho mejor quién queremos llegar a ser.

Filtra las interferencias, centra nuestra atención, acalla la tormenta que generan nuestros centros de percepción. Es el responsable de las elecciones conscientes, voluntarias, deliberadas e intencionales que tomamos a  lo largo del día. Es la morada de “nuestro verdadero Yo”, es donde nace nuestra inspiración. Es el asiento del Poder como ser humano.

El lóbulo frontal está implicado de manera activa en la creacción, decide nuestras acciones, regula nuestra comportamiento, planea nuestro futuro y se encarga de reafirmar nuestros propósitos. Controla nuestra impulsividad para que no nos dejemos llevar por nuestras emociones. Reprime el papel asociativo del lóbulo temporal para evitar las imágenes y las emociones que no estén relacionadas con el centro de nuestra atención.cerebro

Si el lóbulo frontal no interviene, porque lo tenemos “desactivado”, nos perdemos en recuerdos, en emociones pasadas y proyecciones de miedo al futuro. Nuestra mente se llena de obsesiones, pasamos de un tema a otro, con “mente de mono”, y nos dejamos arrastrar por los estímulos externos e internos, como los mensajes de culpa, o los placeres momentaneos.

Si nuestro lóbulo forntal no está debidamente activado por muchos buenos propósitos que nos hagamos, como comenzar una dieta, aprender a tocar un instrumento, estudiar, hacer deporte…no lo lograremos. Nos dejamos llevar por nuestras “adicciones emocionales”, en lugar de por nuestro poder de determinación.

El poder de determinación es lo que más admiramos en “los héroes”. En ellos podemos observar lo que es un lóbulo frontal en acción: inhiben sus necesidades de gratificación inmediata y permiten que el cerebro mantenga sus objetivos a largo plazo. Podemos pensar en Martin Luther King, Mahatma Gandhi….Se mantuvieron concentrados en el objetivo que pretendían conseguir y jamás vacilaron para conseguir su ideal, sin importar lo difíciles o caóticas que fueran las circunstancias. Fueron capaces de crear un ideal tan real que, con su atención plena, se convirtió en algo más imprtante que sus necesidades corporales, los obstaculos, las emociones que se activaban, o su entorno….Este es el verdadero poder de nuestro lóbulo frontal, todos podemos ser heroes, todos tenemos esa grandeza. heroe

Todos podemos crearnos una nueva mente, cambiar de mentalidad, dar vida a una nueva realidad. El primer paso es lograr que el lóbulo frontal vuelva a tomar el control.

¿Cómo puedo hacerlo?¿Cómo enciendo mi lóbulo frontal?

Uno de los primeros pasos sería ejercitar nuestro lóbulo frontal a través de la atención plena, el mindfullnes y la meditación.

¿Cómo está tu lóbulo frontal? ¿Apagado o encendido?

Cuando un lóbulo frontal está activo se produce lo siguiente:

  • Percepción voluntaria y nivel de atención duradero
  • Reflexión sobre las posibilidades y actuación en función de ellas
  • Decisión
  • Lucidez y alegría
  • Adaptabilidad
  • Capacidad de aprender de los errores y hacer las cosas de forma diferente la siguiente vez
  • Capacidad de planificación del futuro y seguir el plan proyectado
  • Focalización
  • Revisión diaria de las opciones
  • Fortalecimiento de la identidad
  • Comportamiento disciplinado
  • Capacidad de mantener un ideal frente a cualquier circunstancia externa
  • Concentración en algo y exclusión de todo lo demás
  • Capacidad de permanecer atento al “yo” y a los pensamientos internos

Las características que aparecen cuando el lóbulo frontal no funciona a pleno rendimiento:

  • Apatía y pereza
  • Falta de inspiración, desmotivación y falta de iniciativa
  • Deseo de monotonía, rutina y previsividad
  • Resistencia a aprender
  • Fácil distracción
  • Incapacidad para hacer planes de futuro
  • Incapacidad para completar nuestras acciones o tareas
  • Pasividad
  • Mentalidad rígida
  • Desorganización e impulsividad
  • Desatención

Te recomendamos que leas el libro de Joe Dispenza “Desarrolla tu cerebro” si quieres ampliar esta información y encontrar vías para cambiar tu mentalidad y ser quién de verdad eres