Hambre de felicidad

La experiencia de hambre puede existir incluso cuando no existe la necesidad de comida. Cuando la mente  y las emociones están satisfechas, el cuerpo deja de ansiar demasiada comida. La vida gira en torno a la satisfacción, en un deseo profundo de encontrar la felicidad, más allá del mero placer y la evitación del dolor 

Parece paradójico que para comer menos y perder peso, tenemos que llenarnos. Si nos llenamos de satisfacciones la comida deja de ser un problema. Para poder “llenarnos” hemos de nutrir nuestro cuerpo con comida sana, que no significa comida de dieta. También necesitaremos nutrir nuestro corazón con alegría, con amor y grandes dosis de compasión. Y no nos olvidemos de la mente, que requiere nutrirse de nuevos conocimientos y pasiones, mantenerla despierta y activa para que no caiga en la pereza y se llene de pensamientos obsesivos, al igual que nuestro espíritu necesita que nos mantengamos atentos, conscientes a través de la meditación, para poder servirnos de guía.

Cuando no atendemos nuestras necesidades más humanas, pasamos a satisfacer y compensar esas necesidades con comida, y el placer de comer deja de ser un placer entre muchos para convertirse en el centro de nuestras vidas.  Todos necesitamos sentirnos seguros y a salvo, queridos y valorados, nutridos a muchos niveles, y sintiendo que nuestra vida tiene importancia y sentido. 

Cuando no soy consciente de que no me siento seguro puedo emplear  la comida para aletargarme, y gracias a ese embotamiento temporal conseguir un sustituto de la sensación de calma que anhelo. Igualmente puedo buscar lo reconfortante de sentirse amado y parte de algo a a través de la comida, o tapar el vacío existencial “rellenándolo en mi estómago”, y así durante un buen rato puedo ignorarlo

En su estado natural el cerebro controla el hambre automáticamente. Si el azúcar baja por debajo de un nivel se envían mensajes al hipotálamo , responsable de regular el hambre. Este segrega hormonas para que sintamos hambre, y cuando hemos comido lo suficiente las hormonas disminuyen, haciendo que ya no tengamos hambre. Pero en los humanos, nuestra mente y nuestras emociones alteran la percepción de estas señales. 

Por ello es tan importante preguntarme aquí y ahora ¿de qué tengo hambre?: Con esta pregunta, si afinamos la escucha, podremos encontrar varias respuestas:

Tengo hambre de comida

Quiero llenar un vacío emocional

Quiero llenar un vacío mental (quizá una baja autoestima, mala imagen corporal, sensación de fracaso, frustracción…)

Quiero llenar un vacío de mi alma

Podemos abrirnos paso en la niebla de la adicción a la comida viendo de qué tenemos hambre. De este modo ponemos en marcha el proceso para llegar a ser felices, que consiste en ser conscientes de lo que está pasando ahora realmente. Entonces nuestra consciencia nos dirá si queremos confort, seguridad y protección, amor y afecto, sentimiento de pertenencia, logro, éxito, auto-realización, mejor autoestima, canalizar nuestra expresión creativa, conectar con el sentido y propósito de la vida…

Podemos proponernos valorar cómo de satisfechas sentimos que tenemos cada una de estas necesidades. Cómo la atendemos y de qué manera podríamos satisfacerla mejor

Una vez que identificamos lo que necesitamos y sentimos, podemos decidir cómo vamos a expresar esas necesidades directamente, en vez de encargar a nuestro cuerpo que lo haga por nosotros. Cuánto más cultivemos la observación de nuestros pensamientos y emociones  y la responsabilidad de cuidar las necesidades internas, con menos probabilidad hablaremos el lenguaje de la compulsión a comer 

Cuando aparecen problemas con la comida, convendría reflexionar sobre qué estado de ánimo nos provoca el hambre o la inapetencia; qué deseos, ambiciones, decepciones o fantasías se ocultan tras esos actos que nos llevan a deglutir o a rechazar el alimento. Es inútil perder el tiempo y las energías controlando obsesivamente la dieta, cuando el peso del conflicto se desarrolla en el mundo de los afectos. En muchas ocasiones comer se convierte en una metáfora entre la forma en que vivimos y la manera en la que gestionamos nuestras emociones. 

Saciar nuestra hambre emocional conlleva un provechoso  pero intenso viaje a nuestro interior donde comprender y desenmarañar nuestra relación con la comida, con nuestros afectos y emociones, con nuestro cuerpo, con el amor, con la vida.

Anuncios

Mis trucos para estar bien

Estar bien y feliz es todo un arte. Requiere que nos escuchemos y que tengamos recursos en nuestro día a día para volver a nuestro centro.

Estar bien no es huir de emociones como la tristeza o el enfado, es poder sostenerlas sin que nos arrasen, es saber surfearlas y mantenernos estables sobre nuestra tabla.

¿Qué trucos empleo para estar bien? 

Hay muchísimos, y lo fundamental es crearte tu propio “fondo de armario”. El método consiste en probar y ver si para tí es efectivo o no. Cada uno tenemos nuestras preferencias, nuestros gustos.

Estos trucos simplemente nos vuelven al eje, para desde ese equilibrio afrontar las dificultades y solucionar lo que nos está desequilibrando.Las emociones son simples mensajeros que nos traen una carta. No abrirles o apartarlos no soluciona nada. Has de abrir la carta y decidir después qué hacer con eso. Pero para decidir necesitamos estar mínimamente centrados.

Las manualidades y las artesanías son una herramienta mágica para nuestra salud mental y emocional, para estar centrados.
Hazme amiga de los mandalas.IMG_7814 Se emplean en muchas culturas desde siempre por sus sanadores efectos emocionales y espirituales.

Se han puesto muy de moda unos libros de colorear para adultos con mandalas, es una manera sencilla de acercarte a ellos.

Mientras coloreas mantente presente en lo que haces: siente el lápiz en tu mano, observa cómo se va rellenando el papel y no pienses demasiado sobre qué color elegir. No has de realizar la mayor obra de arte nunca vista, el objetivo es que estés enfocado en los colores, en las formas, y en tu respiración mientras coloreas.

También puedes tejer mandalas. Son muy sencillos de hacer y son un bonito regalo para tus amigos o familiares después. También se emplean para meditar con ellos. En internet puedes encontrar bastantes tutoriales, poniendo mandalas de lana en el buscador.

Sólo necesitarás palitos para brochetas que puedes comprar en cualquier supermercado y lana de colores. El resto de los accesorios (pegamento, cutter, etc) son opcionales.

Prueba y verás el efecto que tienen en tí!!

Más opciones con los mandalas: hacerlos con fimo, o pintarlos con pintura de vidrio en platos, vasos, jarrones,…Las posibilidades son infinitas.

IMG_7816Transforma tus muebles y los objetos de tu casa con la pintura chalk paint. Es una pintura al agua con efecto tiza muy cubriente que no requiere que prepares antes el mueble, ni le des una imprimación. Puedes transformar lo que quieras, incluso una tela!! . Además hay marcas muy económicas, como La pajarita

En un rato puedes relajarte con esta pintura que no gotea, por lo que puedes decorar tus objetos incluso en tu mismo salón, sin cambiarte de ropa o proteger el suelo. Prueba a convertir tarros de conservas en jarrones, o cajas de la fruta en estanterías con estilo.

Puedes buscar estupendas ideas creativas en pinterest

Tejer con dos agujas, con ganchillo o con telares es otro útil recurso.

En invierno es sumamente reconfortante emplear lana. En verano el hilo de algodón es una buena alternativa. Para comenzar podremos hacer una bufanda o algo sencillo. Si no tienes experiencia el telar circular es una buena forma de iniciarte.31ZzIBuND4L

Meditar: Nuestra cabeza siempre tiene “ruido”. No para de pensar, de observar estímulos y crear un discurso sobre cualquier cosa. Según cómo son esos pensamientos así también están ese día nuestras emociones. Desde luego meditar es una de las mejores maneras para conectar con nuestro silencio interior, con esa calma profunda que hay en cada uno de nosotros.

Podemos meditar caminando, tomando una taza de te, observando una flor, o simplemente sentándonos y estándo presentes en nuestra respiración.

El silencio en muy reparador. Prueba a apagar la radio, la televisión y el móvil y permanece así, en silencio, en tu casa. Puede que las primeras veces te genere aún más pensamientos, pero a tu cerebro le sentará estupendamente.

Quedar con una amiga o amigo puede ser un bálsamo para nuestra alma. Para compartir, tomar una taza de te o simplemente estar en su presencia. No subestimes este sencillo recurso. El sentimento de pertenencia nos genera calma y paz interior

Vete a caminar, a ser posible en el entorno más natural que puedas. Contempla la belleza que te rodea.

Retirarse en el silencio y el esplendor majestuoso

de la Naturaleza colma al ser hasta la plenitud, relaja la mente

e inunda el corazón de serenidad

Ma Deva Padma

Date una ducha. El agua genera en los humanos un impacto muy beneficioso, purifica nuestras emociones.

Si quieres sanar tu corazón rodéate de belleza.El orden, la armonia y la belleza forman parte de nuestra verdadera esencia. La Naturaleza nos regala esa belleza con sus flores, que podemos poner en un jarrón en nuestra casa, al igual que decorar nuestra casa con colores y pinturas que nos gusten.

La belleza no es un deseo, sino un extasis

La belleza es la vida, cuando la vida revela su rostro sagrado.

Mas vosotros sois la vida, y vosotros sois el velo.

La belleza es la eternidad contemplándose a sí misma en un espejo.

Mas vosotros sois la eternidad, y vosotros sois el espejo

Khalil Gibran

Escucha música, canta y baila! Haz algo que mueva tu organismo, algún deporte. Existen plataformas fabulosas para hacer yoga o pilates desde casa, como en http://www.aomm.tv.

Todas estas herramientas son mis favoritas, pero hay muchísimas. ¿Cuál es la tuya?

El arte del sufrimiento y la felicidad

Thich Nhat Hanh, en su paso por Madrid en este 2014, nos habló del arte de manejar el sufrimiento como modo de alcanzar la felicidad:
Sin sufrimiento no es posible es la felicidad. Cuando cultivas flores de loto, necesitas lodo. La felicidad necesita también algo de fango, de lodo para surgir. Escuchando, observando profundamente, surge más comprensión y compasión. He ahí los dos fundamentos de la felicidad. Ésta viene del lodo del sufrimiento. Hay una conexión muy profunda entre el dolor y la felicidad, así como entre el fango y el loto. Si huimos siempre del sufrimiento, no nos liberaremos de él. El sufrimiento es esencial para alcanzar la comprensión y el amor. Si sabemos cómo manejar el sufrimiento en nuestro interior, si sabemos cómo sufrir, sufriremos menos que otras personas. El sufrimiento es un arte. Si sabemos utilizar nuestro sufrimiento, podemos crear felicidad para nosotros y para quienes nos rodean.Thich Nhat Hanh

Cuando estás en contacto con tu sufrimiento y el de los otros, emerge la compasión. Somos una gota en el corazón de un río. Dejamos que este río nos lleve como gota de agua. Si tienes algún dolor ansiedad o angustia, permite ser arrastrado por la energía de la compasión colectiva, como una gota de agua en la corriente colectiva.
Thich Nhat Hanh, conferencia en abril 2014, en Madrid

Meditación “tonglen”

Para estar felices no siempre hemos de buscar la relajación o el placer. En muchas ocasiones, es justamente atravesando el dolor y manteniéndonos presentes en nuestras emociones angustiosas como conseguimos el equilibrio.

Te invitamos a que pruebes una nueva herramienta llamada Tonglen. Es una meditación budista que nos ayuda a trabajar con el dolor que estamos sintiendo en este momento, considerándolo como un vehículo para el despertar de nuestra compasión y nuestro corazón.

Te la mostramos paso a paso:

compasión

¿Qué emociones desagradables sientes en estos momentos en tu vida ¿Vulnerabilidad, tristeza, humillación? ¿Enfado, rabia? ¿Indefensión? ¿Culpa? ¿Furia? ¿Impotencia? No huyas de ello y siéntelo. Mantente presente en esa emoción.

Siente…

Ahora, imagina que sacas fuera de ti a esta emoción y que la proyectas a una distancia como de medio metro de ti, o quizás un metro… Verifica que la distancia que sientes que es apropiada… Tómate tu tiempo…No se trata de que lo visualices, se trata de sentir tu emoción fuera de ti, a escasos palmos… Siéntela…

Imagina que es caliente, pesada y oscura

Siente su calor, su pesadez y su oscuridad…

Y ahora, procede a inspirarla por todos los poros de tu piel….

SIENTE cómo inspiras por todos los poros de tu cuerpo esa emoción desagradable que tienes delante de ti como algo oscuro, sólido, pesado y caliente.

Y al espirar, siente cómo la energía que sale por todos los poros de tu cuerpo es blanca, ligera y fresca….

Repite este círculo de 360º a tu ritmo, con respiraciones lentas y profundas. Inspiras tu emoción como algo denso, pesado y caliente…y espiras una energía luminosa y fresca que alcanza de nuevo a tu emoción…

Estás creando un circuito de sanación con tu respiración… Concede a tu respiración todo su poder sanador… Confía en que a través de ella, es posible transmutar el dolor en paz…

Continúa inspirando tu emoción dolorosa…. Siente como inspiras el dolor y éste es denso, cálido y pesado. Lo inhalas. Y espiras por todos los poros de tu piel una energía fresca, luminosa y ligera…

Y ahora mientras inspiras tu dolor, date cuenta de que no solamente puedes conectar con tu dolor personal, sino que puedes conectar con el dolor de todos los seres humanos. Mientras inspiras tu dolor siente cómo en este momento hay muchas más personas sintiendo exactamente lo mismo que tú, y por ello, ahora no inspiras el dolor solamente en tu nombre, lo inspiras en nombre tuyo y de todas las personas que en este mismo momento también lo están experimentando…

…Inspira ese dolor oscuro, sólido y pesado. Inspíralo en nombre tuyo y en nombre de todos los seres que ahora lo están sintiendo… Inspiras el dolor de todos ellos para que ya no tengan que sentirlo… y de la misma manera, al espirar, siente cómo envías la espaciosidad y la apertura también a todas ellos… espiras espaciosidad fresca, la regalas, la irradias a todos los demás en su beneficio…

Permanece así… inspirando tu dolor y el de la gran cantidad de seres que junto a ti lo están vivenciando en este momento, y espirando apertura y espaciosidad para todos ellos

Poco a poco, con cada respiración se va limpiando de toda esa carga de dolor universal… Y tú vas aceptando y comprendiendo tú dolor y el dolor de todos los seres…Con esta comprensión profunda, una sonrisa leve se instala interiormente, y quizás también en tus labios…

 amor compasivo

… Siente cómo tu corazón se ha abierto al sentir de todos los seres… Sientes una gran compasión por tu dolor y por el dolor de todos los seres, en profunda comunión con tu corazón despierto…

 

Siente cómo no existe diferencia entre tu dolor y el de los demás… descubre el amor y la bondad que surgen de esta comprensión… y permanece así, haciendo posible está gran compasión y alivio del dolor de la humanidad…

Respira una flor con atención plena y se feliz

Tenemos los balcones y jardines repletos de flores en este mayo precioso. ¿Te has parado a observar ese colorido?

Flor1

Vamos a respirar hoy una de esas flores para conectar más con nosotros mismos, para vivir un instante de Atención Plena.

Te invito a que cortes una flor de tu jardín o del parque. O mejor aún: regálate un colorido ramo para adornar tu casa.

Siéntate cómodamente con la flor frente a ti: una rosa, una margarita, una amapola, un clavel…Si tienes jardín puedes sentarte frente a esas flores sin cortarlas.

IMG_3448

Mantén la espalda recta y el cuello relajado, las manos en tu regazo, y deja que te invada el sutil perfume de la flor.

Hincha tu vientre al inspirar. Sigue el recorrido de esa inspiración con tu atención a la vez que miras esa flor

Haz una pausa, con el aire dentro, y déjate impregnar por la belleza de esa flor, de sus colores, aroma, textura…

Suelta el aire siendo consciente de cómo va saliendo de tus pulmones y repite el proceso de nuevo.

Manténte atento a lo que sientes

Es una práctica yóguica que proviene de los monjes del templo chino de Shaolin. Ayuda a conectar con el amor y la felicidad que todos tenemos.

flor3