Hambre de felicidad

La experiencia de hambre puede existir incluso cuando no existe la necesidad de comida. Cuando la mente  y las emociones están satisfechas, el cuerpo deja de ansiar demasiada comida. La vida gira en torno a la satisfacción, en un deseo … Sigue leyendo

El arte del sufrimiento y la felicidad

Thich Nhat Hanh, en su paso por Madrid en este 2014, nos habló del arte de manejar el sufrimiento como modo de alcanzar la felicidad:
Sin sufrimiento no es posible es la felicidad. Cuando cultivas flores de loto, necesitas lodo. La felicidad necesita también algo de fango, de lodo para surgir. Escuchando, observando profundamente, surge más comprensión y compasión. He ahí los dos fundamentos de la felicidad. Ésta viene del lodo del sufrimiento. Hay una conexión muy profunda entre el dolor y la felicidad, así como entre el fango y el loto. Si huimos siempre del sufrimiento, no nos liberaremos de él. El sufrimiento es esencial para alcanzar la comprensión y el amor. Si sabemos cómo manejar el sufrimiento en nuestro interior, si sabemos cómo sufrir, sufriremos menos que otras personas. El sufrimiento es un arte. Si sabemos utilizar nuestro sufrimiento, podemos crear felicidad para nosotros y para quienes nos rodean.Thich Nhat Hanh

Cuando estás en contacto con tu sufrimiento y el de los otros, emerge la compasión. Somos una gota en el corazón de un río. Dejamos que este río nos lleve como gota de agua. Si tienes algún dolor ansiedad o angustia, permite ser arrastrado por la energía de la compasión colectiva, como una gota de agua en la corriente colectiva.
Thich Nhat Hanh, conferencia en abril 2014, en Madrid

Meditación “tonglen”

Para estar felices no siempre hemos de buscar la relajación o el placer. En muchas ocasiones, es justamente atravesando el dolor y manteniéndonos presentes en nuestras emociones angustiosas como conseguimos el equilibrio.

Te invitamos a que pruebes una nueva herramienta llamada Tonglen. Es una meditación budista que nos ayuda a trabajar con el dolor que estamos sintiendo en este momento, considerándolo como un vehículo para el despertar de nuestra compasión y nuestro corazón.

Te la mostramos paso a paso:

compasión

¿Qué emociones desagradables sientes en estos momentos en tu vida ¿Vulnerabilidad, tristeza, humillación? ¿Enfado, rabia? ¿Indefensión? ¿Culpa? ¿Furia? ¿Impotencia? No huyas de ello y siéntelo. Mantente presente en esa emoción.

Siente…

Ahora, imagina que sacas fuera de ti a esta emoción y que la proyectas a una distancia como de medio metro de ti, o quizás un metro… Verifica que la distancia que sientes que es apropiada… Tómate tu tiempo…No se trata de que lo visualices, se trata de sentir tu emoción fuera de ti, a escasos palmos… Siéntela…

Imagina que es caliente, pesada y oscura

Siente su calor, su pesadez y su oscuridad…

Y ahora, procede a inspirarla por todos los poros de tu piel….

SIENTE cómo inspiras por todos los poros de tu cuerpo esa emoción desagradable que tienes delante de ti como algo oscuro, sólido, pesado y caliente.

Y al espirar, siente cómo la energía que sale por todos los poros de tu cuerpo es blanca, ligera y fresca….

Repite este círculo de 360º a tu ritmo, con respiraciones lentas y profundas. Inspiras tu emoción como algo denso, pesado y caliente…y espiras una energía luminosa y fresca que alcanza de nuevo a tu emoción…

Estás creando un circuito de sanación con tu respiración… Concede a tu respiración todo su poder sanador… Confía en que a través de ella, es posible transmutar el dolor en paz…

Continúa inspirando tu emoción dolorosa…. Siente como inspiras el dolor y éste es denso, cálido y pesado. Lo inhalas. Y espiras por todos los poros de tu piel una energía fresca, luminosa y ligera…

Y ahora mientras inspiras tu dolor, date cuenta de que no solamente puedes conectar con tu dolor personal, sino que puedes conectar con el dolor de todos los seres humanos. Mientras inspiras tu dolor siente cómo en este momento hay muchas más personas sintiendo exactamente lo mismo que tú, y por ello, ahora no inspiras el dolor solamente en tu nombre, lo inspiras en nombre tuyo y de todas las personas que en este mismo momento también lo están experimentando…

…Inspira ese dolor oscuro, sólido y pesado. Inspíralo en nombre tuyo y en nombre de todos los seres que ahora lo están sintiendo… Inspiras el dolor de todos ellos para que ya no tengan que sentirlo… y de la misma manera, al espirar, siente cómo envías la espaciosidad y la apertura también a todas ellos… espiras espaciosidad fresca, la regalas, la irradias a todos los demás en su beneficio…

Permanece así… inspirando tu dolor y el de la gran cantidad de seres que junto a ti lo están vivenciando en este momento, y espirando apertura y espaciosidad para todos ellos

Poco a poco, con cada respiración se va limpiando de toda esa carga de dolor universal… Y tú vas aceptando y comprendiendo tú dolor y el dolor de todos los seres…Con esta comprensión profunda, una sonrisa leve se instala interiormente, y quizás también en tus labios…

 amor compasivo

… Siente cómo tu corazón se ha abierto al sentir de todos los seres… Sientes una gran compasión por tu dolor y por el dolor de todos los seres, en profunda comunión con tu corazón despierto…

 

Siente cómo no existe diferencia entre tu dolor y el de los demás… descubre el amor y la bondad que surgen de esta comprensión… y permanece así, haciendo posible está gran compasión y alivio del dolor de la humanidad…

Respira una flor con atención plena y se feliz

Tenemos los balcones y jardines repletos de flores en este mayo precioso. ¿Te has parado a observar ese colorido?

Flor1

Vamos a respirar hoy una de esas flores para conectar más con nosotros mismos, para vivir un instante de Atención Plena.

Te invito a que cortes una flor de tu jardín o del parque. O mejor aún: regálate un colorido ramo para adornar tu casa.

Siéntate cómodamente con la flor frente a ti: una rosa, una margarita, una amapola, un clavel…Si tienes jardín puedes sentarte frente a esas flores sin cortarlas.

IMG_3448

Mantén la espalda recta y el cuello relajado, las manos en tu regazo, y deja que te invada el sutil perfume de la flor.

Hincha tu vientre al inspirar. Sigue el recorrido de esa inspiración con tu atención a la vez que miras esa flor

Haz una pausa, con el aire dentro, y déjate impregnar por la belleza de esa flor, de sus colores, aroma, textura…

Suelta el aire siendo consciente de cómo va saliendo de tus pulmones y repite el proceso de nuevo.

Manténte atento a lo que sientes

Es una práctica yóguica que proviene de los monjes del templo chino de Shaolin. Ayuda a conectar con el amor y la felicidad que todos tenemos.

flor3