Dudas y consejos sobre anorexia y bulimia

Los padres, los amigos y los familiares nos consultan habitualmente muchas dudas.

Estás serían las preguntas más frecuentes:

1.¿Se curan totalmente las chicas con anorexia?

Es necesaria mucha motivación para desear salir del entorno una relación adecuada con el terapeuta y mucha colaboración por parte de los padres. Con todos estos ingredientes la curación es total.

2. ¿Cuánto tiempo dura un tratamiento?

platoEl trastorno de la alimentación tiene muchas causas que se expresan a través de varias áreas: social, corporal y mental, por lo tanto es necesario, al menos, un año para profundizar y resolver las áreas de conflicto. Lo habitual suele ser dos años, pero no debemos obsesionarnos con la fecha. 

3. ¿Es necesario el ingreso para que se cure?

No, el ingreso nunca cura solamente se utiliza en momentos de máxima gravedad: cuando la paciente tiene un bajísimo índice de masa corporal, por un desequilibrio electrolítico agudo debido a la alta frecuencia de vómitos o por la necesidad de un tratamiento de choque cuando no colabora la familia. Por tanto, se trata sólo de una medida puntual y cautelar.

4. ¿Cómo puedo convencer a mi hija para que inicie un tratamiento?

Si tu hija no está en una situación de peligro físico, puedes hacer una búsqueda de profesionales previa y darle la posibilidad de hacer una entrevista sin compromiso con alguno de ellos.

En muchas ocasiones no desean acudir a terapia porque creen que las obligarán a comer y las engordarán. Temen encontrarse con alguien que las juzgue y las critique. Por ello se sienten más tranquilas una vez que conocen al posible terapeuta y ven que esas ideas no eran más que miedos.

Si ella se niega a curarse, a pesar de haber hablado con ella, podéis iniciar vosotros, un tratamiento con un psicólogo especializado en familias de TCA o con un grupo de padres de alguna asociación. Si os ve motivados al cambio ella iniciará más fácilmente un tratamiento.

Pero si su salud física peligra, bien por un índice de masa corporal muy bajo,  por un exceso de vómitos o riesgo de suicidio deberás llevarla a urgencias para que valoren las medidas a seguir.

5. ¿Puede mi hija estar enferma de bulimia y no darnos cuenta?

En efecto, la bulimia es una enfermedad que puede permanecer oculta durante mucho tiempo. Físicamente apenas se aprecia, excepto por leves oscilaciones de peso, irritabilidad e impulsividad. Pero ellas saben ocultar muy bien todos estos detalles.

La anorexia es una enfermedad muy visible, pero en el caso de la bulimia suelen ser ellas mismas quienes se descubren.

En casa puede notarse porque falte comida de repente, o porque en la taza del inodoro quede algún resto de suciedad al vomitar, pero no es habitual.

6. ¿Qué hacemos cuando sabemos que se ha dado un atracón?IMG_2987

Debemos entender que los atracones, con sus vómitos, son síntomas de esta enfermedad. No lo hacen a propósito y no pueden evitarlo en un principio. Por lo tanto nunca la regañaremos si descubrimos que se ha dado un atracón o ha vomitado. Podemos mostrar nuestra preocupación para que ella se haga cargo o comience una terapia, pero una vez iniciado su tratamiento simplemente podemos estar a su lado para que nos explique porqué ocurrió y nos indique cómo ayudarla.

Es importante no generar en ella el sentimiento de vergüenza puede provocar ansiedad y de nuevo otro atracón y vómito. Pero es aconsejable pedirla que sustituya todos los alimentos que han desaparecido en cada atracón y que limpie el baño cada vez que vomite. Es una forma de poner límites sanos y que esta conducta vaya disminuyendo progresivamente.

7. ¿Ponemos candados en la cocina si vemos que falta comida?

En ocasiones, siempre que la paciente y su terapeuta estén de acuerdo, pueden ponerse candados en la nevera y en los armarios con bollería. Es muy importante que ella esté de acuerdo con la medida, y sea una forma de ayudarla a conseguir mayor auto-control.

Si lo hacemos sin su consentimiento agudizaremos más sus crisis, necesitará comprar los alimentos fuera y se generalizarán los síntomas.

Siempre será una medida temporal, una ayuda para que se autocontrole antes, y no un castigo.

8. ¿Existe la anorexia en los chicos?

Actualmente la anorexia y la bulimia ya no son una enfermedad sólo de mujeres, aunque la proporción de chicas sigue siendo mucho mayor que la de chicos.

9. ¿Debemos controlar el peso de nuestra hija?

No. Esa tarea debe corresponder al equipo médico. Pesando a la paciente en casa se estimula la obsesión por la talla, el peso y la comida. Se refuerzan los síntomas en vez de eliminarse.

Los padres deben confiar en los profesionales y no querer que la evolución sea más rápida de lo que puede ser.

10. ¿Debe servirse ella la comida o lo hacemos nosotros?

Cuando la paciente pide ayuda y se inicia el tratamiento es recomendable que ella delegue todos los aspectos de la alimentación en los padres o en la pareja.

La familia se encargará de hacer la compra, planificar y cocinar la comida. Realizará tres comidas principales al día que serán servidas por los padres para que ella pueda reducir las obsesiones y el control sobre la alimentación.

Pero esta situación se modificará en posteriores etapas para que la enfermedad no se cronifique. Cuando ella evolucione irá decidiendo qué comer y en qué cantidades, como haría cualquier persona sana.

11. ¿Es normal tener recaídas?

Si. Las recaídas ayudan a confirmar lo aprendido, son una oportunidad para practicar lo que se ha ido descubriendo en la terapia. En ocasiones, son el único método que tienen para despedirse de la enfermedad.

12. Mi hija tiene bulimia y está engordando porque se da muchos atracones, ¿debo ponerla a dieta?

Si la pones a dieta, la estas queriendo decir que sólo siendo perfecta estarás a su lado.

Las dietas suelen ser contraproducentes para los trastornos de la alimentación puesto que centran más la atención, todavía más, en el control sobre la comida.

Es preferible ayudarla a que realice cinco comidas al día, para que no tenga hambre y así no necesite atracones.

Lo que si puedes hacer es buscar información nutricional adecuada para realizar comidas sanas en casa.

13. Mi hija ha iniciado un tratamiento y vomita más, ¿qué hacemos?

Es normal que al iniciar un tratamiento psicológico las pacientes incrementen sus síntomas.

Algunas sienten que se están despidiendo de la enfermedad y esos atracones es su forma de decir adiós, en cambio otras pacientes están mas revueltas por lo que van descubriendo en la terapia y es su forma de expresar su ansiedad.

Antes de los 3 meses de terapia no suele haber evolución, cuando los síntomas desaparecen de forma drástica nada mas iniciar un tratamiento sólo es para agradar al terapeuta y a la familia.

14. ¿Qué actitud debemos tener con Internet?

Prohibir es despertar el deseo”. No debemos prohibir pero si filtrar la información a la que pueden acceder, por tanto es recomendable que se asesoren sobre los medios informáticos necesarios para restringir las búsquedas de determinadas palabras (como Ana, Mía, anorexia, bulímia, dietas, foros anorexia…)

libro tati

Libro de Trastornos de Alimentación de la psicóloga Tatiana Muñoz

Tatiana Muñoz

Si necesitas ayuda con tu trastorno de alimentación o el de algún familiar cercano puedes pedirnos una consulta psicológica especializada en info@esenciadealquimia.es. Atendemos de forma presencial y también vía online, por Skype, desde tu propio domicilio.

Anuncios

¿Cómo solicito la ayuda del Seguro Escolar para mi terapia?

Como ya sabes, puedes solicitar la ayuda del Seguro Escolar cuando acudes a una terapia psicológica con nosotros, en Esencia de Alquimia.

En casos de trastornos de alimentación,como la anorexia y la bulimia, es aceptado el 100% de los casos.

¿Cuáles son los pasos para solicitar la prestación o ayuda del Seguro Escolar?

Inicialmente se recoge el impreso en las Oficinas de Información de la Seguridad Social. El teléfono de información donde le indicarán la agencia urbana que le corresponde por zona es el 91 555 23 80 (Madrid). También dan información en el número gratuito del instituto Nacional de la Seguridad Social 900 166 565 o a través de internet www.seg-social.es

Solicitud a cumplimentar con los siguientes datos del paciente, y se deberá aportar la siguiente información (junto con los originales):

Fotocopia del D.N.I.

Matrícula del Centro Escolar y resguardo del pago del Seguro Escolar del año actual y anterior.

Certificado Médico Oficial con el diagnóstico del psiquiatra que le esté tratando. En éste certificado se pondrán los datos de la psicóloga con la que trabajarás semanalmente

Entregar todos los documentos y esperar contestación de la Seguridad Social concediéndonos la prestación.

Duración de la Prestación:

En caso de ser régimen Hospitalario: será de 2 años.

En caso de ser régimen Ambulatorio: será de 6 meses, más una prórroga de otros 6 meses (total de 1 año)

¿Qué es comer saludable o “normal”?

Comer consciente

Comer consciente

 

Cuando somos niños tenemos claro cuándo tenemos hambre, pero al crecer la comida la empleamos en más ocasiones: comemos para calmarnos, para insensibilizarnos al dolor y la ansiedad, para evitar el aburrimiento, para premiarnos o castigarnos…

¿Qué nos ha sucedido de adultos para que hayamos convertido nuestra hambre natural y nuestra manera fácil de hallar satisfacción al comer en un complicado problema?

Es importante observar cara a cara nuestras luchas con la comida para atravesarlas y salir de ellas. Cuando nuestra relación con la comida deja de ser armónica, perdemos el disfrute innato de comer, y nos olvidamos de lo que es “comer normal”.

¿Qué es comer saludable o “normal”?:

1. Sentirse feliz y parte de la vida cuando no estás comiendo, es decir, que la comida no es tu única fuente regular de placer y satisfacción

2. No comes si no tienes hambre

3. Dejas de comer cuando te sientes lleno, y eres capaz de dejar comida en el plato

4. Puedes dejar intervalos de  varias horas entre comidas y sin pensar en ello. Cuando llega la hora de comer sientes hambre y disfrutas comiendo.

5. Disfrutas comiendo una alimentación variada

6. Mantienes un peso saludable y regular (es decir, que fluctúa 3 ó 4 kilos arriba o abajo). No necesitas pesarte para mantenerte

7. No te obsesionas con la comida, ni cuentas calorías, para decidir si puedes permitirte comer algo

¿Comes así? ¿Te relacionas saludablemente con la alimentación? Si no es así tranquilo, puedes lograrlo llevando la consciencia al campo de la alimentación, con prácticas de mindfulness y/o con terapias especializadas.

 

Tatiana Muñoz

El camino de la curación de la anorexia y bulimia

Los síntomas de un TCA ( trastorno de la conducta alimentaria) son sencillamente la punta de un iceberg. ¿Qué hay debajo de esa punta del iceberg? ¿Qué oculta?

En los TCA, en la anorexia, bulimia y trastorno por atracón, existen muchos aspectos en común, aunque cada uno sea único. La actitud terapéutica para sacar a la luz todo ese contenido inconsciente negado y bloqueado es la escucha amorosa y la mirada blanda. Decirle a esa persona cuál es su problema no le soluciona nada si aún no está preparado para descubrirlo por sí mismo.

¿Qué dolores congelados y escondidos habitan en ese iceberg?

 

Quizá una excesiva responsabilidad y exigencia, u ocupar un lugar en la familia que no le corresponde. Puede que sea la falta de mirada autoacompasiva, o la adultización y rechazo de su niño interior. Podría estar presente el miedo y la falta de confianza en la vida (madre) lo que le lleva a  la necesidad de controlar para estar a salvo, y se refleja en el control a la comida…

Los TCA tienen mucho que ver con nuestras relaciones con otras personas. Evitamos la necesidad de sustento humano y lo cambiamos por sustento alimentario. La alimentación emocional es una protección contra nuestro dolor y nuestra vulnerabilidad.

Un trastorno de alimentación busca la invulnerabilidad, ser totalmente autosuficientes de los demás, pero esto queda completamente tapado gracias a los síntomas. Sólo aparece en la superficie cuando la sintomatología disminuye. En esos momentos es habitual escuchar “me siento desnuda, como si cualquier cosa pudiera herirme”

La terapia es un proceso que no consigue resultados o cambios de la noche a la mañana, puesto que es necesario observar y comprender emociones y conductas que llevan allí mucho tiempo. Es necesario observar formas de pensar y comportamientos, modificar nuestros hábitos y programas mentales, que nos lleven a mostrar nuestro verdadero YO que ha quedado escondido tras todas esas capas de defensas al dolor.

Los trastornos de la alimentación sirven para ocultar los miedos, las vulnerabilidades, los secretos, la sensación de abandono y el temor a la dependencia.

La terapia sirve para volver al amor, a la confianza, a fluir con el Universo y poder conectar con nuestro propósito en la vida, que quedó oculto tras los síntomas. Los terapeutas le ponemos voz a su compasión, a su amor. Muchas pacientes dicen que después se hablan a sí mismas como nosotros les hablabamos en la terapia. Construyen un YO amoroso y protector desde el que hablarse, mirarse y darse consuelo, en lugar de tener sólo a la comida como protector.

IMGP4156

Hay muchos métodos terapéuticos que conducen a la curación, y no son ni mejores ni peores. Son simples herramientas que han de emplearse según las necesidades de cada persona. La terapia eficaz es tan exclusiva como la huella digital. Hay que ser congruente con las necesidades y con la fase de la persona.

El objetivo final de la terapia es ayudarnos a pasar de un estado de alimentación reactiva, vulnerable al estrés externo , donde nos dejamos llevar por las circunstancias y las emociones, a una alimentación consciente y más libre que se adapta a las necesidades reales de nuestro cuerpo

Un primer paso es determinar si la persona con TCA necesita estructura y planificación con su alimentación o por el contrario un enfoque de “no-dieta”. Se puede comenzar por uno, dar un margen, y si no funciona cambiar al otro.

Valoraremos si es necesario que tome mediación para poder cambiar sus hábitos.

Se dice que todo cambio se logra avanzando dos pasos hacia delante y uno hacia atrás, y en los TCA esto es una gran verdad. La curación es muy lenta, y no se da de manera lineal sino en forma de zig zag.

Recuperarse de un trastorno de la alimentación es como subir a una montaña: necesitas dar vueltas, subir y bajar, hasta que llegas a la cúspide. Y generalmente, casi antes de llegar arriba, se produce un agravamiento de los síntomas, perdiendo mucho peso, dándose más atracones o vomitando aún más. Es “la despedida”.  Nosotros acompañamos, aceptando todas las maneras de subir la montaña, y acogiendo igualmente todas las etapas, las de subida y las de bajada.

¿Quieres que te acompañemos en tu curación? Ponte en contacto con nosotros en info@esenciadealquimia.es