El reino sagrado y atemporal de la maternidad

A través del cansancio extremo, el dolor, la soledad con el bebé nuestra percepción aumenta y podemos entrar en contacto con nuestras zonas oscuras. Estar horas en vela, dando el pecho, sosteniendo en brazos al bebé, nos acerca a nuestro Yo profundo, pudiendo vivir experiencias en las que nos damos cuenta de quién somos realmente  y cuál es nuestro propósito vital.

Es otra vía para conectar con nuestra espiritualidad, porque estar presente con nuestro bebé es una gran meditación trascendental, una oportunidad para experimentar una transformación al vivir la pérdida de los límites y la desconexión de nuestra racionalidad. Son vivencias que despiertan miedos, pero no hay ningún peligro.

Si podemos dejar de hacer caso a nuestra mente que nos habla de algunas teorías adulto-céntricas sobre cómo es mejor criar a un bebé, si apartamos los miedos a no hacerlo bien, la culpa por nuestras equivocaciones y aprovechamos la presencia del bebé en nuestros brazos para fusionarnos sin más, es relativamente fácil encontrar la armonía con nuestro yo profundo.

Tener un niño pequeño en brazos es una puerta de acceso a las profundidades de nuestro ser.

Las madres tenemos miedo a las aguas oscuras de la propia psique, pero con el bebé en brazos conectamos con la compasión que se necesita para abrazar con AMOR esas partes sombrías que rechazamos y que han bloqueado nuestra capacidad para ser felices. El puerperio es un momento de liberación, es un camino para “volver a casa”.

Laura Gutman llama en la primera etapa a la madre “mamabebé” puesto que “es” mamá en la medida en que está fusionado con su bebé, y tiene su alma desdoblada en ella misma y en el propio recién nacido.

Vivimos nueve meses de embarazo intrauterino y otros nueve extrauterinos, que se observan en esa fusión emocional total entre mamá y bebé.

Las mamás viven la fusión con el bebé según su grado de equilibrio emocional y sus propias experiencias como bebés, según el tipo de apego que tuvieron con sus propias madres.

Los bebés y los niños pequeños son seres fusionases, puesto que para “ser” necesitan entrar en fusión emocional con los otros. Este estado fusional disminuye cuando su “Yo soy” va madurando en su interior. Sobre los dos o tres años comienza su separación emocional, vinculada al desarrollo del lenguaje verbal. El punto de partida del camino de separación emocional empieza cuando dicen “Yo”.

A los dos años ya tienen una concepción de sí mismos como seres separados de la madre

Criar un bebé nos genera ambivalencias, porque al igual que el bebé se fusiona con la mamá, también las madres nos fusionamos, convirtiéndonos en una “mamabebé” con sensaciones de que vamos a enloquecer, perdiendo nuestros roles habituales, nuestro antiguo lugar en el mundo, nuestros límites.

Pero esta fusión es imprescindible. Nos garantiza que daremos los cuidados necesarios pues estaremos en una sintonía perfecta, comprendiendo, traduciendo y vivenciando cada necesidad. Esta fusión, este desdoblamiento como madre es inevitable, pero hacernos conscientes de él y usarlo es una decisión personal.

La fusión, que es real y palpable en relación con el bebé, nos abre la puerta para fundirnos con todo lo vivo y sentir que todos somos uno. Durante el puerperio, donde la presencia de lo corporal es constante a través del pecho, el calor de los brazos…paradójicamente no importa la materia y el alma atraviesa todas las fronteras físicas. La consciencia se filtra silenciosamente a través de todo

La vivencia de la fusión emocional con el bebé y a través de él con el Todo, nos propone a veces un desvío en el propósito que creíamos tener en nuestra vida

Anuncios

Los pasos para cambiar

Damos la bienvenida al nuevo año y nos cargamos de nuevas y buenas intenciones, como ir al gimnasio, comer mejor, meditar cada día o abandonar alguna adicción.

Pero cambiar y que ese nuevo hábito saludable permanezca no es nada sencillo. Introducir algo nuevo y estable afecta a nuestra mente, conducta, mundo emocional y a nuestros valores y sentido de la vida.

“Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas” (Paulo Coelho)

mariposa_png_by_juli_gonzalez-d4sjel6.png

Las personas atravesamos 6 fases para cambiar nuestros hábitos: precontemplación, contemplación, determinación, acción y mantenimiento. Y una más ,que serían las recaídas. Observar en cuál estamos y aumentar nuestro grado de consciencia y presencia nos ayuda a avanzar en cada una de las fases.

La autoeficacia, o percepción que tenemos sobre nuestra capacidad para responder a las circunstancias  o dificultades que se van a presentar, es un factor muy importante que  determina en gran parte nuestro avance por las distintas fases.

Las 6 fases o estadios del cambio:

A cada fase le corresponde una actitud mental diferente

Estadio 1. Precontemplación: “¿Problema? ¿Qué problema?”

La persona no tiene conciencia de problema, por lo que no contempla ninguna posibilidad de cambio.

Quizá no queremos o no podemos admitir que tenemos un problema con el tabaco, decimos que todo el mundo hace igual, nos excusamos y negamos la realidad.

Estadio 2. Contemplación: “Debería dejar de fumar …”

Hay una pequeña toma de conciencia sobre el problema y las consecuencias que tiene esa conducta (fumar, no ir al gimnasio, comer de más). Pero aún no es momento de emprender ninguna acción.

Se siente ambivalencia: quiero tener una conducta más saludable y a la vez no. Tengo muchas razones para ambas cosas. Puede que no me sienta con la autoeficacia suficiente como para llevar a  cabo el cambio con éxito ( no me siento fuerte para sostener la ansiedad que me producirá dejar de fumar, y temo que volveré a hacerlo en unos días)

Es importante enfocarse en la motivación para poder pasar a la siguiente fase, decantando la balanza hacia la acción

Estadio 3. Preparación para el cambio o determinación: “Tengo que hacer algo, esto va en serio”

He tomado la decisión y la determinación de cambiar. Me falta encontrar la estrategia más adecuada para comenzar con los hábitos saludables

Estadio 4. Acción o cambio: “Manos a la obra”beneficios-de-cambiar-de-empleo-pasados-unos-anos_291.jpg

Es el momento de estar atento a nuestras emociones y pensamientos mientras realizamos las conductas saludables. Tendremos que cambiar rutinas, y estar bien enfocados en nuestro objetivo

Estadio 5. Mantenimiento: Constancia en el cambio.

Una fase ha llegado al mantenimiento cuando la nueva conducta permanece durante más de 9 meses. Es más sencillo iniciar la acción de cambiar que mantenerla.

Estadio 6. Tratar con las recaídas

Las recaídas son la regla y no la excepción. El resultado del verdadero cambio depende de qué hacemos frente a una recaída. Cuando ocurran podemos aprovechar para re evaluar y aprender de ellas, en lugar de culparnos o castigarnos por fallar.

En lugar de tirar la toalla cuando nos caigamos, cuando volvamos a las conductas de antes, nos levantaremos rápido y volveremos a enfocarnos en el nuevo objetivo.