Soy responsable de lo que siento

No es fácil asumir la responsabilidad de nuestros estados emocionales. Cuando algo va mal noto la tentación de culpar a alguién: “Si él no se comportara así, yo no me sentiría de este modo”, escucho en mi interior. ¿Te ocurre a tí también?

Dice la teoría que el verdadero origen de nuestras reacciones emocionales no es lo que ocurre en el exterior, sino lo que pasa en mi dinámica interna. Y por supuesto lo creo, pero cuándo algo ocurre, qué dificil es de llevar a cabo!! En mi mente aparece el siguiente discurso” Sí, reconozco que soy responsable de mis cosas, pero…y él??? él también lo es!!”. ¿Te suena?

Es muy dificil perdonar, soltar agravios, hacerse responsable de nuestra vida. A nuestro ego esto no le gusta nada. El ego quiere culpables fuera, nos hace creer que somos unas víctimas, que a cada cosa que ocurre se le asocia una emoción.

Desde luego el primer paso es no culpar a nadie por nuestras reacciones emocionales, pero eso no nos libera del todo.

Dice Annie Marquier que decidir no culpar a nadie por nuestras reacciones emocionles es un proceso consciente que abre la puerta a la influencia del Maestro que reside en nuestro corazón o centro.

Las emociones y los pensamientos automáticos están totalmente ligados. Y no solemos ser conscientes de ellos. Nacen de las creencias profundas de nuestro ego, de nuestros modos de interpretar la realidad. Para poder hacerme responsable de mi mundo he de ser consciente de esos pensamientos, conocer y modificar mis creencias de este modo, y entonces, cambiará mi sentir.Saltar y soltar

He de poner en entredicho todo. Quizá mi manera de interpretar la realidad no es la correcta, no sé…Y desde ese “no sé”, puedo comenzar a cambiar lo que creo de la realidad.

Para “pescar” mis pensamientos yo comencé apuntando todos en una libreta. Me refiero a los pensamientos automáticos como “no seré capaz”,”tengo que hacerlo todo yo”,  “seguro que sale mal”, “todos son injustos conmigo”…Son casi imperceptibles, pero suelen estar antes de nuestras emociones. Y además casi siempre son los mismos. Cada uno de nosotros tenemos dos o tres discos rayados en nuestro interior que suenan sin parar.

Una vez que observas la programación de tu mente, que es perceptible por esos pensamientos, podemos pasar a desprogramarla. No suena fácil¿ verdad?. No lo es. La programación se observa en nuestros pensamientos conscientes, pero realmente surge de nuestro incosnciente. Conlleva un compromiso con uno mismo y requiere la capacidad de situarnos desde el testigo, desde la presencia.

El “testigo” ese esa parte de mí, que puede observar lo que pienso y siento. Es fundamental la meditación para situarnos en ese lugar, en ese centro.

Gracias a esa posición del testigo soy consciente de mis reacciones, y puedo decidir que actitud tomar. Sigo sintiendo dolor (o frustracción, enfado, tristeza), pero retengo a mis instintos y no actúo desde allí. Es como dar al pause del mando, y tras ese instante decidir si doy al play de nuevo, o cambio de DVD.

 

El siguiente texto pertenece a Jorge Lomar, extraído de http://www.asociacionconciencia.org. Jorge Lomar tiene varios libros que sirven de guía en esta labor de “desprogramarnos” para poner una nueva programación que nos libere. Que nos permita soltar, perdonar, vivir en coherencia con nuestro Yo Interior, con nuestro centro.

No sé. El momento en que reconoces profundamente que no sabes es un instante de pura desprogramación en el cual te liberas del pasado, de la cultura, de la genética, de toda tu historia y de todas las historias del mundo. Es la vivencia consciente de la liberación del programa perceptivo que aprisiona tu conciencia desde el inconsciente colectivo.

Lo que llamamos el consciente es conciencia aprisionada por el inconsciente.

Di no sé, respira y siente. No sé. No importan estas dos palabras. Lo que verdaderamente importa es el instante de presencia descondicionada al que te lleva esta práctica. Un instante liberador en donde el tiempo no pesa.
Puede ser que al principio te digas: «¿Cómo no voy a saber? ¡Tengo que saber!». Esta es una defensa habitual del programa, ya que no le gusta nada que juegues a cuestionarlo. Te hace creer que sin él tú no puedes estar seguro. Sin embargo, fíjate bien en lo que te estoy diciendo. Has reconocido desde el fondo de tu conciencia y con la máxima honestidad que en realidad no sabes algo que creías saber. Por tanto, no se trata de que tengas o no que saber, sino de la verdad sobre lo que sabes. El sentir de liberación proviene precisamente de que te das cuenta de que la verdad es que no sabes. ¡Te has liberado de una ilusión! Ahora reconoces que es la ignorancia la que verdaderamente te aprisiona, disfrazada de falso conocimiento.
Mi no saber era en sí mismo conocimiento del hecho de que todo conocimiento es ignorancia, de que «yo no sé» es la única afirmación verdadera que la mente puede hacer.

Desde la mente programada, cuando vislumbras que no sabes, te asustas mucho ante lo desconocido, pues, según el sistema de pensamiento basado en el miedo, sientes que, sin conocimiento, sin estrategia y sin precedentes, no puedes controlar la situación y por tanto te encuentras indefenso ante el peligro.
La mente programada prefiere suponer, adivinar, indagar, investigar, hacer hipótesis o pedirlas a los demás, comprar seguridad o fabricarla, lo que sea antes que reconocer que no sabe. Considera preferible vivir de ilusiones a vivir el pánico de perder el control. Es lógico, pues ignora lo que es la comprensión. No puede entender que, precisamente, uno ha de reconocer que no sabe para abrirse a saber de verdad.

Reconoce que no sabes y regresa al presente. No sé. No tengo por qué saber.
Vivo en el inconsciente; saberlo es humildad.
La humildad solo puede proceder de la confianza en el Ser. Esta confianza es la que invoca a tu maestro interior. Tu fe en la comprensión, tu confianza en la vida, te une al recuerdo de tu realidad. Has pasado de una mentalidad a otra. En lugar de creer en el profesor de la locura, ahora estás entregado dulcemente al maestro del amor.

Tatiana Muñoz

Mis trucos para estar bien

Estar bien y feliz es todo un arte. Requiere que nos escuchemos y que tengamos recursos en nuestro día a día para volver a nuestro centro.

Estar bien no es huir de emociones como la tristeza o el enfado, es poder sostenerlas sin que nos arrasen, es saber surfearlas y mantenernos estables sobre nuestra tabla.

¿Qué trucos empleo para estar bien? 

Hay muchísimos, y lo fundamental es crearte tu propio “fondo de armario”. El método consiste en probar y ver si para tí es efectivo o no. Cada uno tenemos nuestras preferencias, nuestros gustos.

Estos trucos simplemente nos vuelven al eje, para desde ese equilibrio afrontar las dificultades y solucionar lo que nos está desequilibrando.Las emociones son simples mensajeros que nos traen una carta. No abrirles o apartarlos no soluciona nada. Has de abrir la carta y decidir después qué hacer con eso. Pero para decidir necesitamos estar mínimamente centrados.

Las manualidades y las artesanías son una herramienta mágica para nuestra salud mental y emocional, para estar centrados.
Hazme amiga de los mandalas.IMG_7814 Se emplean en muchas culturas desde siempre por sus sanadores efectos emocionales y espirituales.

Se han puesto muy de moda unos libros de colorear para adultos con mandalas, es una manera sencilla de acercarte a ellos.

Mientras coloreas mantente presente en lo que haces: siente el lápiz en tu mano, observa cómo se va rellenando el papel y no pienses demasiado sobre qué color elegir. No has de realizar la mayor obra de arte nunca vista, el objetivo es que estés enfocado en los colores, en las formas, y en tu respiración mientras coloreas.

También puedes tejer mandalas. Son muy sencillos de hacer y son un bonito regalo para tus amigos o familiares después. También se emplean para meditar con ellos. En internet puedes encontrar bastantes tutoriales, poniendo mandalas de lana en el buscador.

Sólo necesitarás palitos para brochetas que puedes comprar en cualquier supermercado y lana de colores. El resto de los accesorios (pegamento, cutter, etc) son opcionales.

Prueba y verás el efecto que tienen en tí!!

Más opciones con los mandalas: hacerlos con fimo, o pintarlos con pintura de vidrio en platos, vasos, jarrones,…Las posibilidades son infinitas.

IMG_7816Transforma tus muebles y los objetos de tu casa con la pintura chalk paint. Es una pintura al agua con efecto tiza muy cubriente que no requiere que prepares antes el mueble, ni le des una imprimación. Puedes transformar lo que quieras, incluso una tela!! . Además hay marcas muy económicas, como La pajarita

En un rato puedes relajarte con esta pintura que no gotea, por lo que puedes decorar tus objetos incluso en tu mismo salón, sin cambiarte de ropa o proteger el suelo. Prueba a convertir tarros de conservas en jarrones, o cajas de la fruta en estanterías con estilo.

Puedes buscar estupendas ideas creativas en pinterest

Tejer con dos agujas, con ganchillo o con telares es otro útil recurso.

En invierno es sumamente reconfortante emplear lana. En verano el hilo de algodón es una buena alternativa. Para comenzar podremos hacer una bufanda o algo sencillo. Si no tienes experiencia el telar circular es una buena forma de iniciarte.31ZzIBuND4L

Meditar: Nuestra cabeza siempre tiene “ruido”. No para de pensar, de observar estímulos y crear un discurso sobre cualquier cosa. Según cómo son esos pensamientos así también están ese día nuestras emociones. Desde luego meditar es una de las mejores maneras para conectar con nuestro silencio interior, con esa calma profunda que hay en cada uno de nosotros.

Podemos meditar caminando, tomando una taza de te, observando una flor, o simplemente sentándonos y estándo presentes en nuestra respiración.

El silencio en muy reparador. Prueba a apagar la radio, la televisión y el móvil y permanece así, en silencio, en tu casa. Puede que las primeras veces te genere aún más pensamientos, pero a tu cerebro le sentará estupendamente.

Quedar con una amiga o amigo puede ser un bálsamo para nuestra alma. Para compartir, tomar una taza de te o simplemente estar en su presencia. No subestimes este sencillo recurso. El sentimento de pertenencia nos genera calma y paz interior

Vete a caminar, a ser posible en el entorno más natural que puedas. Contempla la belleza que te rodea.

Retirarse en el silencio y el esplendor majestuoso

de la Naturaleza colma al ser hasta la plenitud, relaja la mente

e inunda el corazón de serenidad

Ma Deva Padma

Date una ducha. El agua genera en los humanos un impacto muy beneficioso, purifica nuestras emociones.

Si quieres sanar tu corazón rodéate de belleza.El orden, la armonia y la belleza forman parte de nuestra verdadera esencia. La Naturaleza nos regala esa belleza con sus flores, que podemos poner en un jarrón en nuestra casa, al igual que decorar nuestra casa con colores y pinturas que nos gusten.

La belleza no es un deseo, sino un extasis

La belleza es la vida, cuando la vida revela su rostro sagrado.

Mas vosotros sois la vida, y vosotros sois el velo.

La belleza es la eternidad contemplándose a sí misma en un espejo.

Mas vosotros sois la eternidad, y vosotros sois el espejo

Khalil Gibran

Escucha música, canta y baila! Haz algo que mueva tu organismo, algún deporte. Existen plataformas fabulosas para hacer yoga o pilates desde casa, como en http://www.aomm.tv.

Todas estas herramientas son mis favoritas, pero hay muchísimas. ¿Cuál es la tuya?