La alimentación consciente: un nueva revolución

La teoría de la “masa crítica”, basada en el experimento de Watson, afirma que cuando un número determinado de sujetos alcanza un determinado conocimiento, este se expande a todos los miembros de la misma especie. Se basa en que de … Sigue leyendo

El camino de la curación de la anorexia y bulimia

Los síntomas de un TCA ( trastorno de la conducta alimentaria) son sencillamente la punta de un iceberg. ¿Qué hay debajo de esa punta del iceberg? ¿Qué oculta?

En los TCA, en la anorexia, bulimia y trastorno por atracón, existen muchos aspectos en común, aunque cada uno sea único. La actitud terapéutica para sacar a la luz todo ese contenido inconsciente negado y bloqueado es la escucha amorosa y la mirada blanda. Decirle a esa persona cuál es su problema no le soluciona nada si aún no está preparado para descubrirlo por sí mismo.

¿Qué dolores congelados y escondidos habitan en ese iceberg?

 

Quizá una excesiva responsabilidad y exigencia, u ocupar un lugar en la familia que no le corresponde. Puede que sea la falta de mirada autoacompasiva, o la adultización y rechazo de su niño interior. Podría estar presente el miedo y la falta de confianza en la vida (madre) lo que le lleva a  la necesidad de controlar para estar a salvo, y se refleja en el control a la comida…

Los TCA tienen mucho que ver con nuestras relaciones con otras personas. Evitamos la necesidad de sustento humano y lo cambiamos por sustento alimentario. La alimentación emocional es una protección contra nuestro dolor y nuestra vulnerabilidad.

Un trastorno de alimentación busca la invulnerabilidad, ser totalmente autosuficientes de los demás, pero esto queda completamente tapado gracias a los síntomas. Sólo aparece en la superficie cuando la sintomatología disminuye. En esos momentos es habitual escuchar “me siento desnuda, como si cualquier cosa pudiera herirme”

La terapia es un proceso que no consigue resultados o cambios de la noche a la mañana, puesto que es necesario observar y comprender emociones y conductas que llevan allí mucho tiempo. Es necesario observar formas de pensar y comportamientos, modificar nuestros hábitos y programas mentales, que nos lleven a mostrar nuestro verdadero YO que ha quedado escondido tras todas esas capas de defensas al dolor.

Los trastornos de la alimentación sirven para ocultar los miedos, las vulnerabilidades, los secretos, la sensación de abandono y el temor a la dependencia.

La terapia sirve para volver al amor, a la confianza, a fluir con el Universo y poder conectar con nuestro propósito en la vida, que quedó oculto tras los síntomas. Los terapeutas le ponemos voz a su compasión, a su amor. Muchas pacientes dicen que después se hablan a sí mismas como nosotros les hablabamos en la terapia. Construyen un YO amoroso y protector desde el que hablarse, mirarse y darse consuelo, en lugar de tener sólo a la comida como protector.

IMGP4156

Hay muchos métodos terapéuticos que conducen a la curación, y no son ni mejores ni peores. Son simples herramientas que han de emplearse según las necesidades de cada persona. La terapia eficaz es tan exclusiva como la huella digital. Hay que ser congruente con las necesidades y con la fase de la persona.

El objetivo final de la terapia es ayudarnos a pasar de un estado de alimentación reactiva, vulnerable al estrés externo , donde nos dejamos llevar por las circunstancias y las emociones, a una alimentación consciente y más libre que se adapta a las necesidades reales de nuestro cuerpo

Un primer paso es determinar si la persona con TCA necesita estructura y planificación con su alimentación o por el contrario un enfoque de “no-dieta”. Se puede comenzar por uno, dar un margen, y si no funciona cambiar al otro.

Valoraremos si es necesario que tome mediación para poder cambiar sus hábitos.

Se dice que todo cambio se logra avanzando dos pasos hacia delante y uno hacia atrás, y en los TCA esto es una gran verdad. La curación es muy lenta, y no se da de manera lineal sino en forma de zig zag.

Recuperarse de un trastorno de la alimentación es como subir a una montaña: necesitas dar vueltas, subir y bajar, hasta que llegas a la cúspide. Y generalmente, casi antes de llegar arriba, se produce un agravamiento de los síntomas, perdiendo mucho peso, dándose más atracones o vomitando aún más. Es “la despedida”.  Nosotros acompañamos, aceptando todas las maneras de subir la montaña, y acogiendo igualmente todas las etapas, las de subida y las de bajada.

¿Quieres que te acompañemos en tu curación? Ponte en contacto con nosotros en info@esenciadealquimia.es

La compra consciente

El primer paso para una alimentación consciente lo damos al comprar. ¿Qué elegimos comprar y dónde compramos?

Cuando vamos al supermercado vemos muchísimos productos de los cuales desconocemos su procedencia y calidad. Una de las mejores elecciones son los productos ecológicos (también llamados biológicos, orgánicos o bio) que son aquellos productos naturales obtenidos sin la utilización de productos químicos ni manipulación genética. Son más saludables, sabrosos y más respetuosos con el medio ambiente y los animales.

Este divertido video nos muestra la diferencia entre un tomate ecológico y  otro tratado con pesticidas:

Además de ser ecológicos, si compramos alimentos integrales, no refinados, aprovechamos al máximo su nivel energético y nutricional. En vez de harina y arroz blanco, mejor consumiremos harina y arroz integral. En vez de la sal de mesa refinada, sal marina sin refinar. Cambiaremos el azúcar blanca por el azúcar de caña integral, el ágave o la stevia.

Y por último elegiremos alimentos locales preferentemente, así nos beneficiaremos de su frescura y ayudaremos a los comerciantes de la zona.

La mejor manera para tomar conciencia es el humor, así que aquí os dejamos otro divertido video que nos muestra porqué es mejor consumir alimentos locales

 

Meditación “tonglen”

Para estar felices no siempre hemos de buscar la relajación o el placer. En muchas ocasiones, es justamente atravesando el dolor y manteniéndonos presentes en nuestras emociones angustiosas como conseguimos el equilibrio.

Te invitamos a que pruebes una nueva herramienta llamada Tonglen. Es una meditación budista que nos ayuda a trabajar con el dolor que estamos sintiendo en este momento, considerándolo como un vehículo para el despertar de nuestra compasión y nuestro corazón.

Te la mostramos paso a paso:

compasión

¿Qué emociones desagradables sientes en estos momentos en tu vida ¿Vulnerabilidad, tristeza, humillación? ¿Enfado, rabia? ¿Indefensión? ¿Culpa? ¿Furia? ¿Impotencia? No huyas de ello y siéntelo. Mantente presente en esa emoción.

Siente…

Ahora, imagina que sacas fuera de ti a esta emoción y que la proyectas a una distancia como de medio metro de ti, o quizás un metro… Verifica que la distancia que sientes que es apropiada… Tómate tu tiempo…No se trata de que lo visualices, se trata de sentir tu emoción fuera de ti, a escasos palmos… Siéntela…

Imagina que es caliente, pesada y oscura

Siente su calor, su pesadez y su oscuridad…

Y ahora, procede a inspirarla por todos los poros de tu piel….

SIENTE cómo inspiras por todos los poros de tu cuerpo esa emoción desagradable que tienes delante de ti como algo oscuro, sólido, pesado y caliente.

Y al espirar, siente cómo la energía que sale por todos los poros de tu cuerpo es blanca, ligera y fresca….

Repite este círculo de 360º a tu ritmo, con respiraciones lentas y profundas. Inspiras tu emoción como algo denso, pesado y caliente…y espiras una energía luminosa y fresca que alcanza de nuevo a tu emoción…

Estás creando un circuito de sanación con tu respiración… Concede a tu respiración todo su poder sanador… Confía en que a través de ella, es posible transmutar el dolor en paz…

Continúa inspirando tu emoción dolorosa…. Siente como inspiras el dolor y éste es denso, cálido y pesado. Lo inhalas. Y espiras por todos los poros de tu piel una energía fresca, luminosa y ligera…

Y ahora mientras inspiras tu dolor, date cuenta de que no solamente puedes conectar con tu dolor personal, sino que puedes conectar con el dolor de todos los seres humanos. Mientras inspiras tu dolor siente cómo en este momento hay muchas más personas sintiendo exactamente lo mismo que tú, y por ello, ahora no inspiras el dolor solamente en tu nombre, lo inspiras en nombre tuyo y de todas las personas que en este mismo momento también lo están experimentando…

…Inspira ese dolor oscuro, sólido y pesado. Inspíralo en nombre tuyo y en nombre de todos los seres que ahora lo están sintiendo… Inspiras el dolor de todos ellos para que ya no tengan que sentirlo… y de la misma manera, al espirar, siente cómo envías la espaciosidad y la apertura también a todas ellos… espiras espaciosidad fresca, la regalas, la irradias a todos los demás en su beneficio…

Permanece así… inspirando tu dolor y el de la gran cantidad de seres que junto a ti lo están vivenciando en este momento, y espirando apertura y espaciosidad para todos ellos

Poco a poco, con cada respiración se va limpiando de toda esa carga de dolor universal… Y tú vas aceptando y comprendiendo tú dolor y el dolor de todos los seres…Con esta comprensión profunda, una sonrisa leve se instala interiormente, y quizás también en tus labios…

 amor compasivo

… Siente cómo tu corazón se ha abierto al sentir de todos los seres… Sientes una gran compasión por tu dolor y por el dolor de todos los seres, en profunda comunión con tu corazón despierto…

 

Siente cómo no existe diferencia entre tu dolor y el de los demás… descubre el amor y la bondad que surgen de esta comprensión… y permanece así, haciendo posible está gran compasión y alivio del dolor de la humanidad…

Respira una flor con atención plena y se feliz

Tenemos los balcones y jardines repletos de flores en este mayo precioso. ¿Te has parado a observar ese colorido?

Flor1

Vamos a respirar hoy una de esas flores para conectar más con nosotros mismos, para vivir un instante de Atención Plena.

Te invito a que cortes una flor de tu jardín o del parque. O mejor aún: regálate un colorido ramo para adornar tu casa.

Siéntate cómodamente con la flor frente a ti: una rosa, una margarita, una amapola, un clavel…Si tienes jardín puedes sentarte frente a esas flores sin cortarlas.

IMG_3448

Mantén la espalda recta y el cuello relajado, las manos en tu regazo, y deja que te invada el sutil perfume de la flor.

Hincha tu vientre al inspirar. Sigue el recorrido de esa inspiración con tu atención a la vez que miras esa flor

Haz una pausa, con el aire dentro, y déjate impregnar por la belleza de esa flor, de sus colores, aroma, textura…

Suelta el aire siendo consciente de cómo va saliendo de tus pulmones y repite el proceso de nuevo.

Manténte atento a lo que sientes

Es una práctica yóguica que proviene de los monjes del templo chino de Shaolin. Ayuda a conectar con el amor y la felicidad que todos tenemos.

flor3