El porqué del atracón en un trastorno de alimentación

Un atracón consiste en ingerir, en un periodo de tiempo limitado, una cantidad anormalmente grande de comida con una sensación de pérdida de control.

Ejemplo de atracón: Un paquete de galletas, medio bote de leche condensada, dos latas de atún, el arroz frío de la nevera que sobró de ayer, dos helados y un paquete de pan de molde en menos de media hora.

Lo habitual suele ser que el atracón esté compuesto de los alimentos considerados “prohibidos” para la persona, es decir, todo aquello que “engorda” y que se puede vomitar con facilidad.

Pero si se encuentra en un estado emocional muy alterado puede llegar a comer cualquier cosa, incluso alimentos en mal estado.

Cuanto más estricta es la persona en la realización de su dieta, y más alimentos restringe, mayor frecuencia de atracones habrá.

(Ejemplo: Andrea, de 17 años, repite día tras día la misma rutina: un té por la mañana, un biscote, dos manzanas y un yogurt para comer y jamón York y queso de Burgos para cenar. Se ha impuesto estas normas como reflejo de su perfeccionismo. Siente que así su vida está en orden. Cualquier cosa que se salga de ese menú será una grave infracción. Si transgrede su ritual con un nuevo alimento lo vive como un enorme fallo, y debido a su pensamiento “todo o nada” decide que el día ya no es perfecto, por lo que come todo lo “prohibido” hasta que siente que no cabe nada más y entonces se purga para volver a  su “perfección”. Pero cada vez más veces su cuerpo necesitará algún alimento que ella no se permite, y cada vez más veces aparecerán los atracones con sus vómitos posteriores.)

El atracón comienza a convertirse en algo extraordinariamente placentero. Mientras come sin pensar entra en una “burbuja” donde nada importa. Sólo se centra en esos alimentos. El tiempo se para. Sólo importa comer todo lo que normalmente no puede y deshacerse de ello cuanto antes, vomitando.

Todas las frustraciones del día, los miedos, la angustia desaparecen. Eso hace que estos atracones sean tan adictivos. Gracias a ellos consiguen “anestesiarse” durante un rato y sentir algo parecido a la felicidad.

Finalmente, cuando acaba la comida o ya no entra más, sobreviene la culpa. Es necesario vomitar cuanto antes. Después de vomitar viene la relajación. Ahora puede afrontar de nuevo su ajetreada vida, descansada y plena volverá a estudiar, hacer ejercicio, trabajar… Ha recargado sus pilas, aunque no será por mucho tiempo.

Cuando los atracones y vómitos se hacen muy frecuentes la sensación de plenitud no es tan intensa. Como en cualquier adicción llega un momento que es más importante no sentir displacer o angustia que plenitud propiamente dicha.

Cada vez se cansará más después de vomitar. Aparecerán calambres y temblores, dolores de cabeza y de estómago o reflujos.Entonces aparecen las promesas: “No lo volveré a hacer. Es la última vez”. Pero no es así. No puede hacerlo sola. Necesitará tratamiento y apoyo para lograrlo.

Ha veces las chicas con anorexia tienen la sensación de que se han dado un atracón, pero son “atracones subjetivos”, es decir, no son grandes cantidades de alimento, sino simplemente alimentos prohibidos comidos de forma descontrolada y rápida (una chocolatina, unas pipas, un postre…).

Es importante entender que no pueden eliminar los atracones y vómitos a través de fuerza de voluntad.

Los atracones son síntomas de su enfermedad, al igual que la tos es un síntoma de la neumonía. Y no podemos pedirle al enfermo de neumonía que deje de toser si antes no se cura la enfermedad. Hay que tener paciencia, y no culpar a nuestra hija por vomitar. Los vómitos irán desapareciendo a lo largo del tratamiento psicológico.

Si necesitas ayuda terapéutica envíanos un correo a info@esenciadealquimia.es

El Perfeccionismo en los Trastornos de Alimentación

Existe dos rasgos de personalidad presentes en casi todas las pacientes con TCA: el elevado perfeccionismo y la necesidad de tener todo bajo control. Ambos rasgos están estrechamente relacionados.

El perfeccionismo consiste en un incesante deseo de hacer las cosas mejor, de superar las metas y ser mejores que los demás. Como esto no puede lograrse siempre, el sentimiento que produce es insatisfacción. El perfeccionismo se compone de fuerza de voluntad, constancia y necesidad de control.

Y esta autoexigencia mal entendida y desmedida esta detrás del trastorno de la alimentación.

Porque esforzarse buscando la perfección es posible, pero la perfección no es posible. La perfección es un ideal que nos ilumina el camino, pero no debemos llegar a tocar su luz, porque nos quemaremos. Sólo debemos ir en su búsqueda.

El perfeccionismo no es un rasgo negativo de la personalidad si está en su justa medida. Es un ideal deseable, pues nos impulsa. Pero deja de ser sano cuando en vez de ser un estímulo para vivir es un obstáculo que nos obliga a ponernos metas cada vez más altas e imposibles de saltar, y que nos conduce a la insatisfacción y a la baja autoestima.

Este rasgo de perfeccionismo se refleja en las pacientes de anorexia y bulimia con estas características:

Pensamiento rígido. Se fijan en los detalles, teniendo problemas en ver la situación global

Miedo a fallar, al cambio, a la inestabilidad.

Miedo a las propias necesidades, por temor a que al satisfacerlas se llegue al descontrol.

Pensamiento dicotómico. Pasan del blanco al negro, del todo al nada. (Si subo 200grs estoy gorda)

Dificultad para tomar decisiones, porque les cuesta saber cuál es la decisión buena y cuál no. Creen que cometer un error es catastrófico, exagerando sus consecuencias.

– Exceso de autocontrol, que les dificulta actuar de manera espontánea. Tratan de controlar sus conductas, deseos y emociones.

-Elevado sentido del deber. Sus pensamientos y frases se suelen iniciar con “debería…”, “tendría que…”

-Hipervigilancia. Esto conduce a un alto grado de tensión interna que no les permite abandonarse al momento presente. Continuamente se observan, se juzgan y están muy pendiente de los demás.

-Frialdad emocional. De tanto mostrar su mejor cara (su máscara), llegan a anestesiarse. Temen tanto el descontrol emocional que congelan lo que sienten. Oscilan entre esta frialdad y el descontrol, puesto que pasan de un extremo al otro.

El perfeccionismo y los TCA van muy unidos, por ello para superar el trastorno es necesario aprender a soltarse, dejar de controlarlo todo.

¿Cómo?

  1. Aceptando y escuchando nuestras emociones, sin juzgarlas. Si escuchamos nuestros sentimientos estos no nos desbordarán. De esta manera podremos utilizarlos de forma productiva.
  2. Desbloqueando nuestra rigidez. ¿Qué siento ahora? Esa ha de ser nuestra pregunta más frecuente, en vez de ¿qué esperan de mí ahora?¿qué debería hacer?. Preguntarnos más qué queremos en vez de qué debemos hacer.
  3. Los errores nos enseñan. Equivocarnos y aprender de nuestros errores es la mejor forma de superación.
  4. Lo que nos fortalece es tomar nuestras propias decisiones, no hay decisiones “buenas” o “malas”, sino PROPIAS.
  5. Desarrollando nuestra espontaneidad. Improvisando, siendo creativos.
  6. Asumir poco a poco las “pérdidas necesarias”: es decir, abandonar los ideales utópicos que nos asfixian y oprimen de lo que no somos o no vamos a ser. Para poder avanzar en la vida de forma más auténtica.
  7. Apreciando el cambio, entendiendo el proceso de las cosas.

Ponte en contacto con nosotros en info@esenciadealquimia.es

La terapia para los trastornos de alimentación

Cuando tienes una anorexia o una bulimia, seguramente has estado utilizando un lenguaje para comunicarte con la vida durante mucho tiempo: el lenguaje de la comida. Por ello para curarse de un trastorno alimentario es imprescindible adentrarse en el mundo emocional.

Algunos ejemplos:

  1. “Me pongo a comer cuando me siento vacía de cariño y necesito llenarme y no pensar”
  2. “Vomito cuando no se decir que no y me da rabia, ¡he tragado más de lo que aguanto!”
  3. “Mido todo lo que hago y como porque me dejo invadir emocionalmente, no pongo límites a los demás”
  4. “Intento controlar mi cuerpo porque siento que no controlo mi vida”

Debido a esto no podemos quedarnos en la superficie y decir que una persona con anorexia es alguien que no come porque se ve gorda, ya que puede que no “quiera comer” o “tragar” situaciones que ocurren a su alrededor, puede tener que ver con un rechazo a la feminidad, puede expresar un conflicto con los padres y demostrar con su negativa a comer, que es dueña de su cuerpo y que querría serlo de más parcelas de su vida…

Tampoco podemos reducir una bulimia a una ingesta excesiva de comida con una purga posterior, puesto que detrás  puede estar una persona que necesite anestesiarse comiendo de un entorno que le resulta doloroso o para aliviar la ansiedad del día después de un esfuerzo sobrehumano por ser perfect@…porque ¿qué es un atracón?

En muchas ocasiones los trastornos de alimentación están relacionados con una falta de espacio personal protegido. Aunque no te hayas dado cuenta, tu persona ha estado invadida en muchos aspectos: control de lo que haces, chantaje emocional, diciéndote como debes sentirte, a veces, en el aspecto material… hasta el punto de creer que lo que piensan los demás es lo correcto y sientes que lo haces todo mal, no sabes ni quien eres, ¡¡y cada cosa que te dicen te afecta enormemente!!

La contradicción que sientes es que no solo te ocurre con gente de fuera, sino que también con los tuyos, con los que más quieres, y crees que si les pones límites les fallas, les defraudas. La única escapatoria entonces parece la comida, el vómito como desahogo de este caos interno. Porque el cuerpo, a menudo, se convierte en el único reducto de intimidad que nos queda, donde “solo yo puedo manipularlo”.

Aprender el lenguaje de las emociones, aprender a conectarte contigo mismo, escucharte, distinguir y detectar lo que te ocurre, entender, asociar ideas y experiencias de tu vida.

¡Aprender a quererse física y emocionalmente!

A través de la terapia comenzarán a expresarse estas emociones y pensamientos en un espacio adecuado y permitir que la comida sólo sea comida.

Todo esto LLEVA TIEMPO, son hábitos difíciles de poner en práctica al principio, pero si comprendes que todo proceso necesita su ritmo, y no desesperas en el camino comenzarás a comprenderte para empezar a quererte.

El proceso de la terapia te ayudará a construir, reforzar y delimitar tu espacio personal protegido, donde tú decides, te ordenas, te paras a pensar, sin juzgarte, dejando salir tus necesidades y deseos.

Aprenderás a escucharte, a convertir tu angustia y ansiedad en emociones como la tristeza, la rabia, aprenderás a detectar lo que te sienta mal y a tratarte con cariño.

 

Las Flores de Bach en el tratamiento de los trastornos de la alimentación

En Esencia de Alquimia empleamos estos compuestos de Flores de Bach como medicación alternativa, incluso en aquellos casos en los que l@s pacientes toman antidepresivos y ansiolíticos. Las flores de Bach no tienen efectos secundarios ni interacciones con otros fármacos. Por eso se pueden emplear en todos los casos.

Por ejemplo, la flor cerasífera reduce los impulsos, las compulsiones y los sentimientos de descontrol, por lo que se emplea en los casos de bulimia, adicciones, ataques de pánico…Así disminuyen los atracones y las autolesiones, tan comunes en éstas patologías.

Para el miedo a comer utilizamos la esencia de Mímulo, unida al Castaño dulce y Castaño blanco, para aliviar la ansiedad y los pensamientos repetitivos y torturantes del miedo a engordar.

Tanto en la anorexia como en la bulimia existe una imagen distorsionada del cuerpo. Sentimientos de vergüenza por nuestro físico. Para todos estos complejos: Manzano Silvestre.

//assets.pinterest.com/js/pinit.js

Emplemos Alerce cuando sienten falta de confianza en ellas mismas, y Scleranthus para la dificultad de tomar sus propias discusiones. Ésta última, Scleranthus, es igualmente efectiva para reducir el afán de control y perfeccionismo exacerbado por buscar un ideal, un Yo Ideal que las bloquea y anula. Ese perfeccionismo se refleja sobretodo en el deseo de un cuerpo ideal, excesivamente delgado, puro. Consideran que subir cien gramos es estar gorda, puesto que emplean un pensamiento dicotómico, blanco o negro, que las encierra en esta pesadilla.  Las flores de Bach, dan luz a este tormento y oscuridad.

Pide tu cita en tatiana_psi@yahoo.es

Recupera el equilibrio de tu ser con el Mindfulness

¿Qué significa Mindfulness?Se puede traducir como “Atención Plena” o Conciencia Plena. Es vivir el Ahora.

La atención plena o mindfulness no se refiere a un contenido mental, sino a una actitud ante nuestra experiencia. Independientemente de cómo o cuál sea ésta. Se trata de ser conscientes de la experiencia presente sin juzgarla, sino aceptándola tal y como se presenta.

Nuestra mente nunca está viviendo el presente, está en el pasado o en el futuro.Gracias al mindfulness ejercitamos la capacidad de vivir en el Ahora.

Mindfulness es saber lo que estás experimentando mientras lo estás experimentando

Una vida con Atención Plena requiere de tres elementos complementarios, a los que se refiere el término Mindfulness:

·La Práctica Formal o Meditación: Es aquella práctica que realizamos cada día, reservando un tiempo concreto para ella, en un lugar y una postura concreta. Por ejemplo: 15 minutos cada mañana, en nuestra cómoda silla o en el suelo, con un cojín. Podemos realizar 80 respiraciones completas, inhalando y exhalando por la nariz, siendo conscientes de cómo nuestro estómago se flexibiliza al entrar y salir el aire.

·Las prácticas informales o Mindfulness en la vida cotidiana. Son prácticas voluntarias que podemos realizar en cualquier momento, en las que prestamos atención a lo que estamos haciendo, pasando del hacer al ser. Si me ducho, soy consciente de que me ducho, en vez de perderme en mis pensamientos de lo que tengo que hacer, en listas de actividades o recuerdos del pasado. Soy consciente de lo que siente mi cuerpo, con aceptación, sin juzgar. Es una nueva forma de disfrutar la vida,con un nivel de conciencia que sustituye al piloto automático con el que normalmente vamos por la vida, donde nos secuestran los pensamientos.

·Píldoras mindfulness: propuestas fáciles de recordar que podemos aplicar en distintas sitiaciones. Un salvavidas al que agarrarnos

Te proponemos que practiques esta semana estas píldoras mindfulness. ¿Cómo usarlas? Puedes programar la alarma del móvil, 3 veces al día y tomarla en ese momento. Hagas lo que hagas en ese instante, paras y tomas tu píldora.

Puedes elegir situaciones habituales:

-cada vez que encienda un interruptor de la luz, me tomo la píldora

-cuando agarre unas llaves

-cuando suena un teléfono móvil

-al tercer sorbo de cada bebida…

hermandadblanca.org Recupera el equilibrio de tu Ser con el Mindfulness | Blog Esencia de Alquimia sabiduria y conocimiento meditaciones sabiduria y conocimiento sabiduria y conocimiento meditaciones description multimedia

Pildora las 3 eses: “Soltamos, Sonreímos y Sentimos”.

Puedes mantener los ojos cerrados.

“Suelta”: Haz un recorrido por tu cuerpo, desde la cabeza a los pies, soltando cualquier tensión que encuentres en él. Puedes, mientras recorres cada parte, darte mentalmente la indicación “….¡Sueltaaaa!…” sobretodo si sientes tensión en alguna zona

“Sonríe”: Sobre todo interiormente, pero también puedes dejar que se evoque una tenue sonrisa en tu cara, sin forzarla.

“Siente”: Céntrate en sentir los cambios y sensaciones interiores que se producen al sentir internamente esta sonrisa.

Te ayudará si, mentalmente, diriges tu sonrisa a las partes de tu cuerpo, a tus emociones, a tu pensamiento, a tu postura…

Un sandwich mindfulness

hermandadblanca.org Recupera el equilibrio de tu Ser con el Mindfulness | Blog Esencia de Alquimia sabiduria y conocimiento meditaciones sabiduria y conocimiento sabiduria y conocimiento meditaciones description multimedia

Te vas a regalar 5 minutos para tomarte un sandwich de relax. Consta de 2 rebanadas de respiración consciente y un relleno de cuerpo en acción.

1.Primera rebanada: 10 respiraciones conscientes, como las que hicemos antes

2.Relleno: moviliza tu cuerpo. Levántate, acércate a la ventana, mueve los brazos, da una vuelta… Lo que sientas.

3.Segunda rebanada: otras 10 respiraciones conscientes.

Gracias al mindfulness pasamos de reaccionar a responder, del pensar al sentir. La desatención nos lleva a reaccionar, la atención a responder. Y tú.¿Funcionas con el piloto automático, secuestrado por tus pensamientos o disfrutas de la vida?

El gran reto de la evolución en nuestro tiempo es pasar de la inconsciencia a la consciencia. De la reacción a la respuesta. De sentirnos “atrapados” a vivir en libertad. Se trata de afinar la conciencia como vía para ser felices. El mindfulness es una forma de dar sentido a nuestra vida. El sentido ya estaba ahí, pero es afinando la atención cuando lo descubro. De este modo sintonizamos con nuestra Inteligencia Cardíaca

El mindfulness tiene como objetivo calmar la mente para ver con claridad. Significa pasar de una mente que salta de un pensamiento a otro, sin orden ni control, a una mente centrada en el presente.

Qué beneficios se obtiene con este tipo de vida:

Construyes una mente feliz, que puede disfrutar de las pequeñas cosas. La vida se llena de sentido.

Mejora nuestro estado de ánimo, nos reduce el estrés, mejora nuestra memoria y la habilidad de gestionar nuestras emociones, al hacernos más conscientes de lo que nos rodea.

hermandadblanca.org Recupera el equilibrio de tu Ser con el Mindfulness | Blog Esencia de Alquimia sabiduria y conocimiento meditaciones sabiduria y conocimiento sabiduria y conocimiento meditaciones description multimedia

Las emociones y pensamientos dejan de secuestrarnos. Psamos de reaccionar a responder

No es necesaria una gran inversión para notar los efectos. 5 o 10 minutos al día son suficientes para conseguir más calma y energía positiva, según el maestro Tharpa

Los estudios neuronales demuestran un incremento de actividad en el lóbulo frontal izquierdo, que es la residencia de las emociones positivas. Al mismo tiempo se reduce el funcionamiento de la región derecha.

Investigadores del Centro Médico de la Universidad de California ha encontrado que la práctica de la meditación puede influir en la amígdala, un área del cerebro relacionada con el recuerdo del miedo. Estos resultados sugieren que la meditación mindfulness ayuda a conseguir un estado de calma.

Estos mismos investigadores han descubierto que quienes practican la meditación durante años tienen la corteza cerebral más poblada de pliegues que la población normal, por lo tanto procesan la información más rápidamente.

¿Te animas a vivir así, una vida Mindfulness?

¿Practicas el focusing?

Queremos mostrarte en qué consiste este recurso terapéutico, el focusing, para que puedas usarlo tú en tu vida cotidiana.

Quizá ya lo has experimentado en tu terapia psicológica y puede servirte de esquema para recordar sus pasos.

El focusing no sólo se emplea en adultos. De hecho en niños es totalmente recomendable usarlo, porque se les muestra una habilidad desde pequeñitos para ser más conscientes de las señales de su cuerpo, a escuchar la sabiduría que todos tenemos en nuestro interior.

 

Emplear el focusing nos ayuda a:

  • Entrar en contacto con la conciencia corporal (la sensación sentida)
  • Confiar en que nuestras sensaciones interiores se asocian a problemas y situaciones específicas 
  • Expresar e identificar las emociones adecuadamente
  • Aprender que escuchar a nuestras emociones es más conveniente que ignorarlas o negarlas, aunque sean dolorosas. 
  • Autorregular las emociones según las situaciones y expresar los sentimientos de forma controlada
  • Superar los bloqueos emocionales

 

El focusing es un proceso de toma de conciencia y sanación emocional, que trabaja con la experiencia corporalmente sentida. Es el proceso de “enfocar”, de encontrar esa “sensación sentida” que todos tenemos en nuestro cuerpo que sabe muchas cosas de nosotros y de lo que nos pasa. El focusing nos permite crear una relación de comunicación y confianza con el cuerpo, y conocer y aceptar la realidad de nuestro momento vital. Nos enseña a escuchar los mensajes de las emociones cuando aún son sutiles, antes de que necesiten convertirse en síntomas para que los escuchemos.

Tiene su origen en Eugene Gendlin, y es una técnica amable, auto-aplicativa y abierta. 

Es más sencillo realizar ésta técnica si ya la has vivido previamente en una terapia, pero podemos hacer focusing también por nuestra cuenta. ¿Te animas a practicarlo? 

Los pasos en adultos:

Paso 1. Dirige tu atención hacia tu interior. Tomamos contacto con nuestro cuerpo para conectar con nuestra Conciencia Corporal. Hacemos un chequeo corporal, con los ojos cerrados,  para ir sumergiendo nuestra atención al interior. 

Sentimos los pies en contacto con el suelo…, nuestro cuerpo en contacto con la silla…, observamos nuestra respiración…

Tomamos contacto con el torso, el pecho y el área del estómago…

 

Paso 2. Escuchamos al cuerpo, a las sensaciones sentidas. Podemos preguntar ¿Qué pide atención en mi cuerpo en este momento? ¿Qué necesita ser expresado?

Y damos un tiempo, presentes en la respiración a que aparezca. Esperaremos respetuosamente a ver qué viene. Será el cuerpo, y no la mente quien responda.

¿Qué sensación ocurre? Mantente ahí. No la evites, deja que se presente. Observa. Respira. ¿hay alguna palabra que describa la sensación?( ¿Es como un bloque de hielo, como una bola, como un picor…?) Buscar esa palabra nos ayuda a intensificar la conexión con la sensación sentida.

¿Dónde lo sientes? ¿Cómo es?

Una vez que encontramos algún símbolo que se corresponde con la emoción sentida notaremos una sensación de alivio. Le daremos el tiempo que haga falta. Seremos amables con lo que aparezca, aunque sea miedo o pánico.Ese “algo” nos relatará su propia historia.

 

Paso 3. Despejamos espacios, sacándo fuera lo que hemos visto y sentido. 

Hacemos una amable invitación para poder sacarlo fuera y tomar distancia con lo observado. Así descongestionamos el área. 

“Mira a ver si puedes tomarlo y colocarlo a una distancia que te sea cómoda y segura para poder atenderlo”

Paso 4. Trabajamos con lo que ha salido. Procuramos generar empoderamiento ¿Eres más grande que ello…? ¿Puedes ver que eso no eres tú?

Si han salido varias emociones sentidas es el momento para elegir la más relevante de todas ¿Cuál es la que pide más atención? ¿Cuál duele o molesta más?

Paso 5. Generamos un asidero: Acojemos la emoción sentida, la atendemos y la ponemos un nombre.

¿Qué emoción se forma en tu cuerpo viéndola ahí? ¿Dónde lo sientes dentro de tu cuerpo? ¿Qué es lo que sientes?

¿Qué forma tiene? ¿De qué color es? ¿Es caliente o fria?…

Deja que una palabra o imagen aparezca junto a la sensación. Dale la oportunidad de expresarse a través de una palabra, un color,…¿Resuena bien su nombre? ¿Se ajusta? Repetimos el nombre y buscamos el que mejor resuene. Es ver si verdaderamente la palabra, imagen o símbolo encaja con lo que sentimos dentro de nuestro cuerpo. Si encaja hará de “asidero”, nos permitirá “sujetar bien” la sensación sentida y mantenerla dentro de nuestra conciencia. Si la descripción encaja nuestro cuerpo nos lo confirmará. La respiración se hace más profunda, nos estremecemos, o nos sentimos liberados.

 

Puedes hacerle diferentes preguntas, explorar: ¿Qué necesita?¿Qué quiere de tí? ¿Cuál es su misión? ¿De qué te protege?¿cómo te ayuda? ¿Qué mensaje tiene para tí?

¿Qué es lo peor de esto?

¿Te resulta familiar esta sensación?

¿Qué postura te pide?

¿Qué le preguntarías a esa sensación?

¿Desde cuándo está contigo?

¿Qué quieres hacer con ésto?

Paso 7. Para cerrar preguntar ¿Está bien para ti el dejarlo aquí?

Acogemos y agradecemos lo que hemos vivido, y notamos los cambios corporales tras el focusing, sobretodo tras despejar espacios.

Tatiana Muñoz

 

Si estás interesado en vivenciar una sesión de focusing pide una cita en info@esenciadealquimia.es